Defensor Sporting le ganó a Malvin en la Avenida Legrand por 94-69 y consiguió un punto fundamental para sus aspiraciones de meterse entre los cuatro. El playero es una enfermería.

El partido comenzó con un buen arranque del dueño de casa, firme en defensa provocando pérdidas en su rival y con aportes de sus extranjeros sumado a un triple colocado por su capitán Fernando Martínez, en dos minutos de juego ganaba 7-2. El fusionado siguió insistiendo con su plan, ser duro atrás y rápidamente el juego empezó a cambiar, el que lograba convertir tras una buena labor defensiva era la visita y quién sufría pérdidas era el playero, algo que fue aprovechado a la perfección por los dirigidos por Jauri que con goleo repartido pasaron al frente 11-9. De ahí en más el local atravesó una sequía goleadora importante y de la mano de Hornsby y de un muy ingreso de Ignacio Guerra, Defensor estiró la renta a 8, 19-11 con 1.25 por jugar. El “Enano” achicó y los primeros diez finalizaron 21-15.

Malvín estaba muy incómodo en el juego – mérito violeta-, con conversión de Bavosi sobre la chicharra acortaba diferencias, pero en frente tenía un contrincante que se encontraba firme, con Kiril y Cabot siendo importantes sacaba diez puntos de ventaja en el score, 27-17 a falta de 7.22. El local no encontraba soluciones por ningún lado, extrañó muchísimo a Calfani y Mazzarino, ambos bajas por lesión. La intensidad defensiva que plasmó el violeta llevó al vigente campeón a cometer una gran cantidad de pérdidas, – muchas de ellas de Martinez-. Al conjunto de López le costaba mucho llegar al gol pero con un triple del “Monito” se puso a 5, 29-24, restando 2.55. El desarrollo del partido se mantuvo igual, quien estaba firme en cuanto al juego era la visita y con momentos de Haller, Waschmann y triples de Cabot y Hornsby hicieron que el primer tiempo terminara 41-28.

A la vuelta del descanso estuvo el quiebre del partido, Defensor puso un parcial de 6-2 y se fue 17 arriba, 47-30. La diferencia era impensada para los presentes en la calle Legrand pero totalmente justificada en cancha. El playero estaba totalmente perdido, no le encontraba la vuelta y tampoco tenía al jugador que aparezca para sacarlos del mal momento, fue por eso que la renta siguió aumentando hasta llegar a ser 57-34 a falta de 7.25. La superioridad en cancha era enorme, el fusionado era un equipo jugando al basquetbol con varios puntos altos – Waschmann, Haller, Hornsby-. El tetracampeón jamás tuvo argumentos como para descontar y su rival no quitaba el pie del acelerador. El tercero se fue con el partido prácticamente sentenciado, 66-45.

Si alguna chance le quedaba a Malvin debía achicar rápidamente y comenzar bien el cuarto, cosa que tampoco pudo lograr. Las principales figuras ya nombradas en el fusionado se encargaron de terminar de liquidar el juego, que llego a tener en el score una diferencia de 29 puntos, 75-46. Con el partido terminado ambos entrenadores optaron por darle minutos a los pibes, y eso acabó siendo en los últimos minutos. Ganó Defensor 94-69.

Tremenda victoria fusionada, inesperada por la renta pero más que merecida por la diferencia de juego sobre Malvín. De esta manera el violeta se entrevera entre los cuatro mejores equipos. En Malvín, si bien contó con dos bajas fundamentales el nivel fue muy flojo, perdiendo de una manera sorprendente para lo que es el elenco playero. Hoskin salió con malestar estomacal en el segundo cuarto y Fernando Martínez sufrió esguince de tobillo derecho.

Estadísticas oficiales