Leandro García Morales volvió a ser descalificado por doble técnico por segundo partido consecutivo.

Lo defendieron bien y jugó de mal humor. Salvo alguna aparición en el cierre del primer cuarto no fue un buen encuentro del 10 macabeo que durante toda la noche le protestó continuamente a los jueces. Más allá de que no jugó bien, siempre es bueno tener un jugador de la clase de Leandro en cancha, arrastra marcas y genera espacios continuamente solo con su presencia.

A falta de 7.50 para terminar el tercer período fue descalificado por doble técnico. Una irresponsabilidad para un hombre tan experiente que dejó a su equipo diezmado. De todas formas, cuando fue expulsado hizo de su salida una ceremonia: se sentó en el banco, demoró en irse, siguió protestando. Esto generó que el mal humor se trasladara a Defensor Sporting.

Aun en un mal momento García Morales fue inteligente para manejar el ritmo del partido y poner paños fríos con su salida, tras eso, vino el mejor pasaje de Macabi en el segundo tiempo. El arbitraje, además, cambió su forma de pitar, con fallos que perjudicaron al fusionado.