Un hombre de la casa, un pibe que soñaba con esto, se crió en el club, vivió lo lindo y lo malo. Camilo Colman dialogó con Basquet Total luego de consagrarse en la DTA.

"Por suerte nunca perdimos en casa, nos hicimos fuertes y sacamos el partido ante Albatros con la gente esperando para dar la vuelta", comenzó diciendo.

Miramar es la casa de Colman: "Es una alegría inmensa estar acá, donde me formé y me críe, parte de mi infancia la pase acá y darle esta alegría a la gente es hermoso"

Respecto a la abultada diferencia conseguida a lo largo del certamen comentó: "Fuimos conociéndonos de a poco, partido a partido se iban dando las cosas y nos fuimos entusiasmando".

En cuanto al gran plantel comentó: "Cada uno dio lo que tenía que dar cuando jugó, entre todos sacamos esto".

Para concluir afirmó: "El año pasado con Larrañaga terminamos jugando en enero, hoy por suerte terminó temprano y ahora hay tiempo para descansar y pensar en el año que viene".