Miramar venció a Capurro 83-68 de visitante por una nueva fecha de la Divisional Tercera de Ascenso, pero al suspenderse 25 de Agosto – Juventud, quedó la incertidumbre de ser campeón o no, y además puede coronar el torneo sin jugar si está noche el elenco pedrense le gana al “león” en Villa Dolores.

Preciosa noche de primavera en la cancha del rojinegro, con mucha gente que ocupo el sector visitante, que hoy tenía como aliada a la radio y las redes sociales, ya que esperaban un triunfo de Juventud para irse locos de la vida hacía la calle Santiago Gadea, pero pocos minutos duró todo cuando llegó la noticia desde la calle José Luis Bado que el encuentro no se jugaba.

La naranja fue al aire impulsada por Valentina Dorrego, comenzó con todo Miramar, concentrado en lo que hacía, sin importar otros juegos. Parcial de 15-0, con buenos números de los 6.75, 13 unidades habían anotado entre el capitán Diego Olivera y Leonardo De Pena. En tanto Gerardo Silvera, que hoy fue el DT de Capurro por la suspensión de Fabián Sapio, no pidió minuto de tiempo –extraño porque es lo que ocurre la mayoría de las veces-, pero sí hizo modificaciones, ingresó Federico Álvarez – el mejor de su equipo- y Gianfranco Espíndola, eso permitió al local achicar diferencias tras parcial 8-0 a su favor. Los primeros 10 minutos culminaron con dobles de Diego Silva para irse arriba la visita 24-11.

El segundo cuarto el líder del campeonato, empezó marcando en zona 2-3, luego pasó al hombre y rotó el plantel Andrés Blazina. No le fue favorable, el rojinegro con Daniel Dacal y Matías Lado en el traslado, F. Álvarez y Federico Curbelo en el poste bajo colocó una mini reacción de 9-4 (28-20) y la bola, pero no aprovechó el momento. Saltaron los titulares en Miramar y esa ilusión se disipó de manera rápida, D. Silva otra vez con su clase en la divisional, además Santiago Noé fue gran solución desde el banco para que el conjunto de la calle Gadea se vaya 42-25 el primer tiempo.

Tras el descanso largo, se esperaba el revulsivo de Capurro, ya que se jugaba un punto clave en sus aspiraciones de playoffs. Por cómo se dio el juego Leandro Pintos, estuvo mucho rato sentado al igual que el “negro” Andrés Martínez, mantuvo Silvera mucho tiempo el mismo quinteto, que no tenía respuesta ni deportiva, ni anímica. El monito jugó como se propuso ese lapso del partido sin grandes diferencias de los que jugaban y los que ingresaron,  sacó la máxima de 21 puntos, y se fue al final 60-46.

El cierre estaba sentenciado, lo más cerca que estuvo el local fue a 11 unidades (63-52) y la bola, tiro de tres D. Dacal bien parado, erró apenas, y en la respuesta Noe puso un triple, J. Nieves un lindo doble, para poner parcial 5-0 y sacar 16 tantos de diferencias en un abrir y cerrar de ojos. Ahí fue el quiebre del encuentro que tuvo 5:00 de más, dieron lugar a la rotación por parte de Blazina y también de Silvera. Miramar ganó 83-68 y esa sensación de poder ser campeón sin jugar en su hinchada que cantó de manera constante se notaba, pero como dijo Diego Silva a Básquetbol Universal (AM 970) “Prefiero salir campeón con la gente el viernes en nuestra cancha”.

La terna arbitral de Valentina Dorrego, Mario Añorga y Daniel Spilman, no incidieron en el resultado final, pitando de forma correcta.