Fue una de las grandes figuras que tuvo 25 de Agosto en la noche donde se quedó con el clásico y se fue lastimado por una mesa. Finalizando el encuentro, Camilo Antunes dialogó con Básquet Total.

Le debían este triunfo a la hinchada, no había mañana: “Sabíamos que llegar al campeonato es muy difícil, que no depende solo de nosotros pero queríamos una alegría aunque sin el ascenso no vale nada. Ya mañana pensar en Auriblanco y en lo que se viene, porque si ganamos el clásico y no ascendemos yo al menos no estoy conforme”

“Es uno de nuestros fuertes, ellos nos tenían cara a cara todo el partido, cada vez que teníamos un espacio teníamos que tomar el tiro, porque hay pocos espacios. Lo de “Cococho” fue tremendo con 4 o 5 triples en el primer cuarto. A veces abusamos, pero es lo que tiene, cuando entran todos felices y cuando salen hay que seguir, lo bueno es que nosotros nos tenemos confianza y el técnico también, así que hay que tirar” analizó con respecto a las diferencias del clásico pasado.

Sobre el cambio que le hizo Nieto al plantel, dejó: “Nos hizo dar cuenta que esto es un juego, no preocuparnos ni amargarnos tanto, hubo momento que jugábamos como dentro de un pozo y con su llegado nos hizo dar cuenta que esto es un juego y hay que jugar al básquetbol. Por suerte las cosas se nos están dando, pero como dije hoy no sirve nada si no es con el ascenso”

“Fue una jugada que el ímpetu te juega una mala pasada, mire la pelota y no la mesa, pensando después no me tendría que haber tirado pero quería llevármela y por suerte no pasó a mayores. Ya veo que está todo en orden porque si no me iban a mirar con cara mala” comentó jocoso con respecto al accidente en el que se golpeó con el puesto de trabajo de Básquetbol Universal.