Goes le ganó a Welcome por cifras de 72-57 con un gran trabajo de Craig Williams y de esta manera sigue en lo más alto de la LUB.
La bola fue al aire, las dos parcialidades alentaron a los suyos, mucha fiesta en las tribunas y esto quizás llevó a algunos apresuramientos en los jugadores. Es que las impresiones se adueñaron de los ataques, ambos fallaron. Dentro de un comienzo chato el Misionero afinó, se dio cuenta que la clave estaba en la pintura y habilitó a Paul Harrison que sumado a Sebastián Vázquez le dio una racha de 7-0. La W debía cambiar, abusó mucho del lanzamiento perimetral, corrigió, buscó a Tommie Eddie quien gravitó y así quebró la mala racha cuando iban algo más de cuatro minutos. A partir de allí se vivieron momentos en donde los dirigidos por Álvaro Ponce estuvieron poco certeros, los del Parque Rodó lo aprovecharon e igualaron en el tanteador 7-7. Fue Goes quien lo cerró mejor con Williams, no solo lastimando en la pintura sino que también desde más allá de los 6.75. El telón del primer chico lo bajó Diego Pereyra con una bandeja sobre la chicharra pero los suyos se fueron abajo 17-13.

El trámite del segundo cuarto fue prácticamente un calco del anterior. El básquet es un deporte en donde hay que aprovechar los momentos y vaya que si este encuentro fue de rachas. Goes salió con todo, nuevo triple se Williams que lideró un 9-0 para estirar a 13 (26-13). A Welcome le pasó lo mismo que en el comienzo del partido, tiró demasiados triples y el porcentaje de acierto fue muy bajo. Barrera y Pereyra no pesaron en el armado del juego y Barbieri los extrañó y mucho. A nivel de impronta individual el que pidió la bola fue Eddie quien tuvo buenas decisiones y de las otras – muchas veces se apuró a lanzar- pero así la W achicó a cinco (26-21). Los tres minutos finales se jugaron al ritmo de Marcos Marotta, colocó un triple, asistió a Harrison -culminó bien las ofensivas- y de esta manera los dirigidos por Ponce se fueron arriba 34-26.

Si hay algo que demostró Barbieri en estos partidos acá en Uruguay dirigiendo a la W, es que es muy enérgico y motivador. Sin lugar a dudas que uno imagina que el descanso largo debió ser apuntando a recuperar el juego que tiene su equipo en lo que va del certamen. Los suyos salieron con otra actitud en defensa, se hicieron duros y esto les permitió correr la cancha, culminando las ofensivas con Eddie y Charquero. Estas transiciones les dieron de comer a Welcome, por su parte Goes siguió poniendo el balón en manos de Harrison y Williams. Los del Parque Rodó a los ataques en velocidad le agregaron primero un triple de Barrera, luego un doble largo de Charquero – que creció notablemente – más un nuevo bombazo del Panchi que puso el marcador en paridad absoluta, 40-40. Esto hizo que el entrenador misionero pidiera minuto, ordenó el juego y Goes creció en defensa, en ataque volvió a asistir a Williams quien fue amo y señor para que en un abrir y cerrar de ojos los suyos sacaran nueve (49-40). Pero nuevamente los de la calle Emilio Frugoni descontaron, achicaron a cuatro (49-45) y eso que Eddie se dio el lujo de marrar cuatro libres al hilo. El cierre del tercer período se dio con una bandeja de Harrison sobre la chicharra para poner el marcador 51-45 para Goes.

Para los diez minutos finales se vio a los dos equipos algo desprolijos en las primeras ofensivas, errando tantos que hasta entonces concretaban. En esto quien aprovechó y ajustó más rápido fue Goes quien tuvo a un jugador más que encendido, porque a Williams no le tembló el pulso, primero lastimó en la pintura con gol más libre adicional y como si eso fuera poco en la siguiente ofensiva, cortinó, se abrió para tirar y puso un triple tremendo que fue como un puñal para el hincha de la W porque los de la Plaza de las Misiones sacaron 15 (64-49). Los muchachos de Barbieri atorados por el reloj intentaban esas bolas milagrosas que valgan más de tres, pero no existen. Así muchas veces sin criterio pero con gran rebeldía buscaron descontar, pero Goes no permitió que los del Parque Rodó vuelvan al juego, sacaron máxima de 19 (71-52) y sentenciaron el encuentro. El partido se definió antes de tiempo, ambos entrenadores le dieron ingreso a jugadores que no siempre tienen minutos. El último tramo del cotejo sirvió para que la W maquille el score, el marcador final fue de 72-57.

Estadísticas oficiales

[Best_Wordpress_Gallery id=”78″ gal_title=”Welcome-Goes”]