Hebraica y Macabi superó a Atenas 99-77 en el gimnasio de Tabaré, con una gran actuación de sus juveniles y mantuvo el liderazgo de la Liga Uruguaya de Básquetbol.

Noche de primavera en el Parque Batlle, un partido que parecía con claro favoritismo de Hebraica, pero a la ya conocida baja de Sebastián Izaguirre, se sumó Leandro García Morales –se le dio descanso por una molestia- y la lesión de Jimmy Boston que jugó 1:50, eso pudo haber equilibrado las acciones, teniendo en cuenta que Atenas contaba con su plantel completo. No ocurrió así, el macabeo no solo ganó, sino que por momento se lució en la calle Brito del Pino.

La bola fue al aire impulsada por Diego Borghini, empezó mucho mejor el que jugó de local en cancha del indio, a falta de 2:55 lo duplicaba en puntos a Atenas 18-9 con una gran actuación de Mickael Hicks, que jugaba el uno contra uno y marcaba una diferencia exuberante ante el adversario que lo marcaba, ya que se rotaban porque no podían con el panameño. Las alas negras con algún impulso individual de Mauro Zubiaurre –el más regular de su equipo- y poco más, en 10 minutos perdía 22-13.

En el segundo cuarto el ateniense salió a presionar toda la cancha, pero no le dio resultado. Tras un técnico cobrado a Maximiliano Cervi, el elenco de Demti sacó 14 de diferencia (31-17) y obligó a Fernando Cabrera a pedir minuto de tiempo. Reacomodó el juego ofensivo y ajustó atrás el conjunto de Palermo, el “Beco” Loriente de muy buen lapso del encuentro se puso el equipo al hombro, parcial de 10-5 para los dirigidos por el “Hechicero”, que aprovecharon la rotación del rival. Hicks sentado, volvió puso un lindo doble para irse arriba 41-32 y mantener la distancia en el score.

El complemento fue todo de Hebraica, los pibes que salieron campeones sub 23, sin sobrar al adversario, se divirtieron. Luciano Parodi, Agustín Zuvich, Facundo y Octavio Medina, Salvador Zanotta, jugaban cada vez mejor, además Hicks se acoplaba muy bien al juego de los juveniles al igual que Hatila Passos. ¿Atenas? poco, un equipo sin respuesta deportiva ni anímica, abuso del perímetro, el aro estaba cerrado para la visita, solo algo de Coleman y Damián Mujica cuando jugaban la bola al poste bajo. Ganaba y gustaba Hebraica: 75-52.

El final los dos entrenadores sabían que el juego estaba terminado. Los de Hebraica siguieron jugando en gran nivel, se destacó F. Medina con 20 unidades, infalible el salteño de los 6.75. Zuvich importante, Parodi y una pasta de enorme jugador, que se dio el lujo de ver debutar a su hermano Pierino Rusch, tras asistencia suya el debutante puso sus primeros puntos en primera. En el elenco de Palermo, que tuvo una noche como su casaca de alternativa, negra, pero una de la más linda del campeonato. Vale destacar la forma en que despidió su hinchada al plantel, cantó y apoyó en este presente que no es el mejor para el ateniense que hoy se vio superado en todas las líneas, 99-77 el resultado final.

La terna de Diego Borghini, Marcelo Collotuzzo y Christian Hirigoyen tuvo una buena actuación.

Estadísticas oficiales