Auriblanco en un partido barbaro venció a Capurro de visita 66-61 y sigue soñando con el Metro.

M. Fauntazzi, A. Olivera y S. Cal arbitraron en la noche de DTA del martes, el partido donde Capurro recibió en su escenario a Auriblanco.

El comienzo dejó un escenario igualado, donde con buen porcentaje en las ofensivas de ambos equipos el tanteador marcaba igualdad en 7, en los primeros 3 minutos de juego. En el local el desequilibrante era el Tormenta Pintos, mientras que Auriblanco repartía mas el goleo. Se dio un pasaje del juego donde Diego Silveira fue figura, y aprovechando que los dirigidos por Nicolas Rabino no la metieron en ese lapso, Capurro sacó 6 corriendo la cancha. Sin embargo, el Auri se puso intenso en defensa y con un buen pasaje de basquet se fue abajo por dos, 15-17 en esos primeros 10′ de partido.

El segundo cuarto arrancó con el equipo local abusando del tiro de tres puntos y errando. Levantó en la conducción Panelli y eso lo sintió la visita, el papal pasó 20-19 con 7′ por jugar. A partir de ahí, el partido cayó en un pozo que duró hasta el final del primer tiempo. A falta de 4′ el juego se igualó en 26, score que cambió recien a falta de 30 segundos cuando Matías Lado puso una bola barbara de triple. 29-26 Capurro mandó en los primer 20′ de juego.

El segundo tiempo comenzó con una marca en zona de Capurro, que con buena defensa y otra vez corriendo pudo pasar 32-29. La visita otra vez cargó la tabla y generó espacios al perímetro, con dos triples consecutivos de Gentini sacó 6. Cuando parecía que Auriblanco lo quebraba, Federico Gomez con cinco unidades consecutivas emparejó el trámite y logró que el local se fuera abajo 47-42 al último cuarto.

El periodo final tuvo de todo. Sacó 10 Auriblanco, pero con un sublime Federico Alvarez el local remó y llegó a tener la bola para empatar el juego a 20 segundos para el final. Sin embargo la caprichosa no quiso entrar cuando el triple de Matías Lado besó las piolas y salió, las esperanzas de los rojinegros practicamente se esfumaron. Con libres de Panelli lo cerró Auriblanco que sigue con las esperanzas intactas de lograr el ascenso.