Con gran cierre de Horner y Wade Obras venció a Quilmes 71-67 en final apasionante.

Con el puñado de gente que llegó desde Mar del Plata muy activo comenzó el partido a primera hora en el Palacio Peñarol.

El cuarto inicial fue muy parejo, con un mejor inicio de Quilmes que comenzó 10-7. De a poco lo emparejó el Tachero, pero el base Bruno Sansimoni fue más que Fitipaldo, anotó y le permitió sacar 4. En el cierre un doble de Safar le permitió achicar (18-16).
El segundo fue chatísimo. Parcial de 11-10 para los de Tifón Poch. Los dos no encontraron caminos para anotar, tampoco hubo grandes rendimientos positivos en defensa. Lo mejor fue el color en la tribuna de la gente del Cervecero que se fue 28-27 arriba al descanso largo.

El complemento se inició con triple de Safar, pero rápidamente respondió con un 7-0 Quilmes para pasar a tomar el control. Con Baxley, Gallizi y Durley llegó a abrir 11 (45-34).
Si bien intentó una remontada al Tachero con más empuje que básquetbol, los marplatenses mantuvieron la distancia con Gallizzi y Baxley, ambos insoportables en ataque.
Un triple final de Tabárez le permitió irse a Obras al último 55-47.

En el último se dio la cuarta de Baxley, si bien Romero cargó abajo en un par de ofensivas, se vino la reacción del Tachero que con un par de triples de Tabárez se colocó a una bola: 58-55, faltando poco más de 7 minutos.
Siguió de largo el equipo de Buenos Aires, con siete puntos seguidos de Horner lo dio vuelta y pasó 62-58.
Quilmes se recompuso, con Durley y Sansimoni puso un parcial de 6-0 para recuperar el mando del score. Si bien Obras empató, tres libres de Sansimoni le permitieron sacar tres (67-64). El final fue apasionante.
Cuando parecía que todo pintaba para los de Ramella, llegaron dobles consecutivos de Wade y una corrección de Horner cacheteando un lanzamiento que erró Tabárez. Parcial de 6-0 para pasar 70-67. Durley tiró para igualar pero erró y con un libre del extranjero interno se liquidó la historia. Triunfo Tachero 71-67.