En el clásico Peñarol-Quilmes, Sergio Hernández cumplirá su 1000° juego en la Liga. Histórico, siendo el primero en llegar a esta tremenda marca.

Sergio Hernández cumplirá 1000 partidos en la Liga Nacional este viernes. En lo que representa un suceso único e histórico por ser el primero en llegar a esta privilegiada marca, el bahiense escribirá una nueva y gloriosa página no solo de su carrera profesional sino también de la máxima competencia argentina.

Oveja transita por su 20° temporada en Liga Nacional, recordando su debut en la categoría para la sorprendente 1992/93 de la mano de Sport Club Cañadense.

En aquel año su equipo fue revelación, sin estar dentro de los grandes candidatos de campaña (de hecho se lo pronosticaba para pelear por no descender) pero logrando situarse en el 5° puesto al finalizar la temporada. Terrible campaña, que incluso le valió ser elegido como el entrenador del año.

En Sport se mantuvo hasta 1995, y después fue pasando por otras instituciones donde dejó su huella: Deportivo Roca, Regatas San Nicolás, Estudiantes de Olavarría, Boca Juniors hasta llegar a Peñarol de Mar del Plata. Allí, con el Milrayitas, nadie duda que se creó un romance único que perdura hasta el día de hoy y que históricamente tampoco será olvidado.

Hasta su llegada a Mar del Plata ya había logrado tres títulos de Liga, tanto con Estudiantes de Olavarría (2) como así también con Boca (1, más una Copa Argentina y un Top 4), sin embargo con Peñarol fue creando una especie de dinastía.

Si hablamos del tricampeonato entre 2009 y 2012 está claro que hacemos referencia de un equipo ultra ganador, pero su repertorio de conquistas se extiende muchísimo más si tenemos en cuenta los logros internacionales con el club. Toda una época de gloria que este año quiere emerger nuevamente.

Claro que si hablamos de logros también se debe mencionar su llegada por el seleccionado argentino, aunque este otro exitosísimo ciclo entraría en otro análisis porque nos referimos pura y exclusivamente a sus partidos de Liga.

El resumen de partidos del entrenador bahiense también refleja una marca fantástica. En 999 partidos jugados hasta el momento Hernández ha acumulado 627 victorias y 372 derrotas, lo que arroja una efectividad de lo más positiva del 62.8%.

Sin dudas que Oveja está dejando una huella imborrable en la Liga, no solo por ser el primero en llegar a la fantástica marca de 1000 juegos sino también por todo lo que ha generado y ha transmitido a través de los años.

Fuente: Basquet Plus