Lagomar venció 82-81 a San Telmo, terminó sufriendo más de la cuenta en partido que parecía tener controlado.

Diferencias tempranas marcaron la noche. Lagomar sacó renta superiores a 10 puntos en el primer cuarto y a partir de ahí controló el encuentro a placer, sin ningún sobresalto. Parecía una noche típica de DTA, que se iba sin pena ni gloria con diferencias sustanciales entre los equipos. El verde de la Costa controlaba el trámite sin ningún tipo de problemas, era superior en todos los aspectos, llegó a duplicar en puntos a su rival y entró al último 21 arriba: 71-50.

Pero, en el básquetbol nada está liquidado hasta que suena la chicharra final, y mucho menos en tercera. Lo remó San Telmo que en Marne generalmente se hace fuerte. Se elevaron los porcentajes, entraron bolas de afuera y la historia dio un vuelco inexplicable.

Defensa dura para correr la cancha y llegar a un final cerrado. Lo terminó ganando Lagomar, haciendo justicia con los primeros 30 minutos de básquetbol. Pecó de rotación excesiva y de creer que estaba liquidado el juego antes de tiempo. De todas formas con calidad terminó sacando un punto que lo mantiene en la pelea.