25 de Agosto, a pesar de la baja de Javier Alvarez, superó a Albatros 80-63 y arrancó la segunda rueda con esperanza y mejor juego.

El León sumó en casa un punto importante que le permite seguir arrimándose arriba y ya igualó la línea de Lagomar. Los de Villa Dolores vienen en pleno crecimiento desde la llegada de Matías Nieto y si bien el rival de turno no parecía presentar mayores escollos, el león necesitaba ganar con claridad y desplegar un buen básquet, cosa que por momentos logró.

El primer cuarto ya mostró a las claras el volumen de juego y las diferencias físicas de uno y otro cuando 25 metió un parcial de 14-2 en los primeros minutos del mismo. El final iba marcando la tendencia de lo que sería el encuentro y culminó con un claro 22-12. Cabe destacar que sorprendió la baja estatura que presentó el quinteto inicial del ave que dio ventajas muy grandes bajo el tablero en dicho período.

Ya en el segundo chico los de Villa Dolores demostraron su poderío ofensivo y de la mano de los aportes de Nicolás Ibarra y Elhordoy logró ampliar su renta y se fue al descanso largo con un lapidario 43-21. Albatros nuevamente regalaba un tiempo, al igual que en el partido del miércoles vs Reducto y se iba 20 puntos abajo.

En el período final 25 solo se dedicó a manejar y estirar la renta. Buen trabajo de Antunes en este cuarto que lideró a los suyos a lo largo del mismo. Los embates de Albatros eran contenidos y replicados por los del león.  Sin embargo es loable las ganas del combinado del ave que nunca baja los brazos sin importar el rival de turno. Por momentos parecía que en base al buen juego de Matías Alonso (de quién uno se pregunta si con tales condiciones técnicas y físicas algún equipo de los que luchan arriba no se han fijado aún en él) sumadas a las corridas desordenadas, pero muchas veces efectivas de Robano podría arrimarse el equipo de Albatros, sin embargo lo más cerca que logró ponerse fue a 12 puntos de diferencia.

Las diferencias en el marcador permitieron a ambos técnicos dar minutos a sus jóvenes. El punto es importante pero más aún marcar una tendencia en el volumen de juego de sus exponentes para tomar confianza y mantenerse en las posiciones de ataque.