Con un primer cuarto demoledor y un sólido despliegue físico, Reducto venció anoche de local a su similar de Albatros por 76 -68, consiguiendo así, la segunda victoria celeste en lo que va del torneo.

Los dirigidos por Reinaldo sacaron amplias ventajas desde el inicio, gracias a la presión ejercida bajo las tablas y a una concentración plena que forzó al Ave a cometer numerosos errores y pérdidas de balón en los primeros minutos.

Fue un Primer Cuarto de ensueño para el local, donde prácticamente le salieron todas.  Andrés Rodrìguez convirtió 10 de sus 20 pts en ese lapso, y Mauricio Goyeneche 9 del total de sus 16pts para asegurar un porcentaje de aciertos de tiro muy superior a la media de la divisional, coronado con una sólida actuación de Martín Garay bajando rebotes defensivos y amenazando permanentemente la tabla visitante, lo que confundía a Albatros porque cuando salía a marcar  agresivamente la zona de tiro – donde Rodríguez y Goyeneche hacían estragos – Garay se las arreglaba para postear con mucha efectividad, imponiéndose en el mano a mano.  No extrañó a nadie entonces, que Reducto se llevara el período con ventaja de 14 pts ( 26-12 ); ventaja que obligaría a la visita a mirar el marcador desde abajo hasta el final del encuentro

Albatros logró equilibrarlo a partir del Segundo Cuarto, aunque sin acercarse en el score.  Reducto bajó los porcentajes del inicio, su nivel de juego fue decayendo y empezaron a opacarse las figuras.   Se fueron al entretiempo con tanteador 46-30; y apenas comenzado el Tercer Cuarto parecía que iba a ser muy difícil que al local se le escapara el punto.

Pero la sorpresa llegó en el último período, donde Albatros presionò en toda la cancha y forzó cuatro pérdidas de balón consecutivas.  Un muy buen trabajo de Luis Introni (15pts), sumado a las ganas de Maximiliano Martínez, las corridas de Enzo Robano y algún triple prudencial de Alvin Chimanosky, pusieron a la visita 6 pts abajo con algo más de 5 minutos por jugar.   A partir de ahí el encuentro se mostró emotivo y plagados de errores y pérdidas de balón que imposibilitaron a la visita de empatar y pasar al frente, y a Reducto de liquidarlo de una vez por todas.   Finalmente, y luego de un intercambio de triples a falta de un minuto y fracción, todo se decidió en los libres.