Miramar necesitó de un buen último cuarto para superar a Juventud 86-70 en partido que fue más parejo de lo que marca el score final.

El encuentro comenzó con un 10-0 a favor de Juventud que sorprendía a propios y extraños. Efraín Agarbado y Agustín Couto se encargaban de poner al pedrense arriba confirmando que es un equipo algo corto pero que tiene armas para complicar a cualquiera.

De a poco lo trajo Miramar, reaccionó para terminar 17 iguales el primer cuarto. A partir de ahí todo se hizo parejo. Camilo Colman era el alma del Monito, dentro de una noche con poco juego asociado, el ex Larrañaga se encargaba de liderar a dueño de casa. Diego Silva y Leandro Blazina crecieron. Por la visita respondían con chispazos Cervieri e Ignacio De León.

El dueño de casa entró al último cuarto cuatro arriba, pero ahí lo liquidó. A lo muy bueno de Colman se sumó Diego Olivera con 12 puntos en ese lapso para quebrar el trámite y asegurar un partido que por momentos fue complicado pero que le permite a los monos seguir líderes e invictos.

Colman terminó con 30 puntos y 14 rebotes.