Maximiliano Araujo fue la gran figura de Miramar en el triunfo 72-64 ante Capurro como local que le permite al Monito continuar como líder e invicto de la DTA.

“Jugamos un primer tiempo muy malo, horrible. Seguimos en esa mala racha hasta el tercer cuarto y abajo en el marcador, pero pudimos revertirlo gracias al equipo. Tenemos un plantel largo donde todos podemos jugar y dar una mano. Hoy por suerte me tocó a mí, entrar de buena forma y meter algún triple importante, pero lo fundamental es el colectivo y continuamos invictos”, señaló Maxi luego del trabajoso triunfo ante Capurro.

Miramar revirtió un trámite desfavorable ante el elenco rojinegro y “la clave fue la actitud. Para empezar a hacernos fuertes atrás y comenzar a mejorar. Somos un equipo que se construye desde la defensa hacia el ataque y si estamos sólidos en nuestro tablero, las cosas van a salir en ofensiva. Hoy el aro estuvo cerrado pero contamos con buenos tiradores y con el correr de los minutos la pelota empezó a entrar”.

Con el cotejo 62-61 a favor de su equipo a falta de 16 segundos, Araujo protagonizó la última jugada del juego: “Me hicieron la falta y tenía que tirar los libres. Ahí se metió Diego Silva a lanzarlos y todo el plantel de Capurro invadió la cancha a recriminarle a los jueces, pero no sé porqué fue tan grande la protesta. No creo que los árbitros hayan influido en el resultado final y pienso que lo ganamos bien”, sentenció.

“Los doce jugadores estamos muy confiados y sabemos que vamos a tener nuestro momento para dar una mano. Pero mantenemos los pies sobre la tierra con respecto al arranque pero nos gustaría ser campeones invictos aunque sabemos que va a ser muy difícil”, reconoció el base sobre el espectacular inicio del Monito en esta DTA.