Conversamos con algunos delegados de UdelaR para que nos comentaran cuáles son sus tareas y principales dificultades que enfrentan en esta liga amateur en pleno crecimiento.

Algo queda claro y es que mantener ‘vivo’ un equipo en UdelaR no es tarea para cualquiera. El trabajo del ‘manitas’ (delegado / coordinador / organizador / tesorero / presidente / equipiere) de los combinados amateurs, no es para nada fácil pero así y todo se ‘revuelven’ muy bien en sus tareas y logran ser la amalgama entre los integrantes de los combinados y UdelaR.  Muchos equipos lo sufren y ya el primer año pasa a ser el último de competencia.

Se necesita de una coordinación constante y el trabajo del delegado es indispensable para el correcto funcionamiento de aquellos combinados que aspiran a un poquito más que ser un ‘equipo de barrio’ que se junta los fines de semana a ‘domar’ en una cancha de basquetbol. Algunos tienen su página de Facebook creada, organizan eventos constantemente y se prenden a cualquier iniciativa tanto lúdica como de competición.

 

Cuando les consultamos que tarea les resultaba más engorrosa de realizar de todas las que tienen asignadas como delegados, todos coincidieron en el hecho de juntar el dinero para los pagos era la más compleja de ellas. Gabriel Rodrigo, delegado de Guerreros desde hace 3 años, nos dijo que ” los pagos son los más complejos, pero tampoco ha sido muy engorrosa, a veces alguno se olvida y tenes que estar atrás, pero no más que eso”.

Sebastián Bonda, delegado de Los Bots desde hace 4 años coincidió en esto y nos comentó que “el tema no es la plata o la falta de plata, sino que hay que estar atrás de los gurises; uno se olvida, otro que falta, otro que pagó por otro y se olvidó. Todo así, cada cosita que debería ser un detalle es una asamblea para discutir todo”.

Alvaro “Colo” Cajes (Neutrales) sumó que “las tareas más complicadas son los arranques de campeonatos. Estar atrás de los chiquilines con carne de salud que se vencen, escolaridades que como todavía no están yendo a la facultad a principio de año demoran en sacarlas. El tema de la plata que te la llevan el día del partido y después no sabes quién falta pagar. Somos un equipo con muchos jugadores del interior que como tal se van seguido para sus pagos y los dolores de cabeza para tener una asistencia razonable a los partidos muchas veces se complica entonces hay que negociar horarios. Pero ya somos un equipo que es el quinto año que compite y estamos bastante organizados por suerte”.

El costo ‘tiempo’ de esta tarea semanal para los delegados “depende la etapa en la que estés. Sin duda que todo tema documentación y las reuniones al comienzo te llevan un poco pero se hace con gusto. Después durante el campeonato no mucho, estar en contacto con la organización para fijar la fecha en algún horario especial o coordinar con otros equipos pero todo dentro de lo normal” nos decía el “Colo”.

Con respecto a cómo es la interacción con el resto de los delegados de los equipos Gabriel nos comenta que si bien “no han sido muchas las veces que tenido que interactuar, pero las pocas que lo he hecho por algún cambio de horario la respuesta siempre fue muy buena más allá de si logramos coordinar el cambio o no” y es que la ayuda mutua entre los propios delegados es un factor intrínseco clave para no sentir el desgaste de la larga temporada.

Ninguno de ellos tiene dudas en reafirmar que su tarea como delegados no se equipara a la Bienestar universitario en tanto a la organización por eso Cajes nos comentaba que “somos conscientes de los escasos recursos que Udelar tiene para llevar a cabo este torneo con casi 50 equipos. De un tiempo a esta parte se ha mejorado muchísimo. Como Delegado, tal vez el tema de papeles es lo que complica más pero en general no tengo problema. Para el torneo en si creo que lo que mejoraría muchísimo sería el tema de infraestructura” mientras que Rodrigo entiende que el aporte económico que hacemos cada cuadro es bajo y para costear los jueces, creo que con las herramientas que se tiene esta muy bien organizado el basquetbol de UdelaR”.

Álvaro acota que sus compañeros reaccionan de forma”impecable” a su liderazgo organizativo y que “más allá de las bromas que se reciben semanalmente es todo en un clima de amistad. La mayoría venimos desde el 2011 jugando juntos y los compañeros que se han unido en este tiempo han entendido de que se trata esto y la verdad que el rol de Delegado lo hago sin problemas” algo en lo que coincide Gabriel que nos deja saber que sus compañeros “responden muy bien, no estoy solo igual ya que otro compañero me ayuda en el tema de conseguir la plata y los papales, también siempre esta pendiente de horarios de partidos y de gestionar amistosos entre semana. Esta última es otra tarea que como ¨delegado¨ en Guerreros tengo”.

La función de los delegados de acuerdo a Fabricio Bagnuoli, responsable directo de Bienestar Universitario UdelaR de los torneos de básquetbol, es una tarea de las más engorrosas de todas y hasta llega a “compadecerlos” de alguna manera siendo los encargados de “cobrar, coordinar horarios, canchas, camisetas, reclamos, fallos, etc” pero también remarca que “por suerte tenemos una excelente relación con todos los delegados de los equipos de UdelaR. Con algunos un diálogo más constante y fluido dado que se preocupan un poco más que otros pero en líneas generales es una muy buena relación todos tienen una excelente disposición y nos hemos entendido de muy buena manera más allá de estar de acuerdo o no con alguna determinación, siempre se ha dado sobre la base del respeto y crecimiento juntos”. A su vez Fabricio recalca la función del delegado como “fundamental” siendo el aporte de ellos “y la buena voluntad para que la liga tenga este crecimiento exponencial y sostenido durante todos estos años” uno de los bastiones del buen funcionamiento de los torneos de UdelaR.