Capurro de atrás logró una enorne victoria frente a Auriblanco 74-73. Leandro Pintos fue la gran figura del encuentro.
El partido comenzó muy parejo. Ambos equipos cargaban mucho abajo y sacaban rédito. Leandro Pintos por el visitante y Federico Ledanis en los locales se destacaban en el goleo. Dos triples de Alvaro Taibo hicieron que los dirigidos por Nicolás Rabino se llevarán ese primer cuarto 22-19.

En el segundo período fue importante en los primeros minutos Andrés Jones y bien acompañado por Taibo que seguía lastimando con mano caliente. Auriblanco llegó a sacar hasta 12 puntos de diferencia. Un triple de Diego Silveira a poco del final, generó que el papal solamente se vaya al descando largo 9 unidades arriba, 39-30. Lo tenía dominado el dueño de casa.

Una gran curiosidad pasó en el correr del segundo cuarto, ingresó Federico Gómez, hombre de Capurro, sin estar anotado en la planilla. Los jueces pensaron mucho en la mitad de la cancha y decidieron cobrarle solamente un técnico al banco visitante.

En el complemento se dio una gran reacción por parte del visitante con una actuación exhuberante de Matías Lado. En el peor momento del papal apareció desde el banco de suplentes Rodrigo Carril con un triple y un doble para sacar una distancia de nuevo en el marcador, pero cerró mejor Capurro y terminó abajo por una sola unidad, 57-56.

Cambió el rumbo, ya era otra historia. El Tormenta Pintos fue fundamental siendo el dueño de los tableros en el chico final, bien acompañado del base que defendió los colores de Sayago en el último metropolitano. Rabino volvió a poner a los titulares y el encuentro se hizo tanto a tanto hasta el cierre donde Capurro tuvo una mejor efectividad de libres y en Auriblanco no pudo terminar tirado cómodo la última pelota Taibo. Victotia de atrás del visitante 74-73, importante para crecer en la tabla.

El goleador y figura del partido fue Pintos con 23 puntos.