Lagomar se quedó con un punto de gran importancia al derrotar a 25 de Agosto en calidad de visitante por cifras de 85-74, el triunfo viajó hacia la Costa de Oro.

La gente llegó a la calle José Luis Bado con la expectativa de que el León de Villa Dolores comenzara a rugir en la Divisional Tercera de Ascenso, pero el oro de la Costa brilló mucho más, encandiló a los locales que mostraron un juego chato, principalmente en defensa y por eso Lagomar abrochó el punto.

Pese a esto el comienzo del partido fue cuesta arriba para el equipo verde ya que el local arrancó con todo, un parcial de 11-2 con y gran efectividad con aportes desde lo colectivo. La visita ajustó atrás y empezó a hacer ofensivas más tranquilas, Nicolás García manejó el balón, habilitó bien a Fabián Cabrera y Federico Pascuali, con un 8-0 se puso a uno (11-10) por lo que motivó a Gastón Revetria a pedir tiempo.  La cosa no quedó allí, el envión anímico de los muchachos dirigidos por Julio Galli hicieron que desde las manos del Fefo Pascuali se igualara en 14 el score. Fueron los locatarios quienes cerraron mejor el primer chico en cifras de 20-16.

Para el segundo cuarto Lagomar salió enchufado en defensa y no se la hizo fácil al “20”.  Pascuali y Rodrigo Cardozo se adueñaron de la pintura, ganaron rebotes ofensivos consiguiendo segundos tiros y así los de Canelones pasaron por primera vez, 24-22. Los de Villa Dolores encontraron en dos triples consecutivos de Camilo Antunes la tranquilidad para seguir en el marcador e incluso sacar cinco (34-29). De allí en más el partido se planteó de alto voltaje, juego entretenido y parejo, en donde los dirigidos por Revetria cerraron mejor, sin ser nada del otro mundo, sin ideas en ofensiva pero con jugadores claves en ataque, se fueron 10 arriba (41-31) con un cachetazo sobre la chicharra de Agustín Martínez.

A la vuelta del descanso largo los de Villa Dolores abrieron la máxima de 14 (46-32) con Antunes como figura.  Pero Lagomar planteó un juego inteligente, el cotejo se hizo algo cortado, típico de DTA en donde las pérdidas y la anarquía reinaron.
Los dirigidos por Galli achicaron con Cabrera y Pascuali como figuras, más el reingreso de Cardozo con tantos fundamentales, lo que les permitió ponerse a seis, 51-45.  Las falencias en el rebote defensivo del León se hicieron sentir, ni con la zona 2-3 planteada por Revetria pudieron hacerse fuertes – el colmo fue una jugada en donde Lagomar tomó tres rebotes y luego convirtió- . El partido ganó en emociones –y mucho nerviosismo caía desde las tribunas faltando aún un cuarto entero-, Nacho Martínez con un triple hizo que 25 abriera seis: 57-51. Pero la pintura de Lagomar se hizo gigante, nunca se cansó de ganar rebotes ante un cerco muy frágil planteado por el local, a Pascualli y Cardozo se le sumó Mauricio Suárez que desde su ingreso no paró de sumar rebotes, ir al choque y conseguir puntos de segundos tiros. Así fue como los visitantes achicaron y se fueron tan solo tres puntos por debajo en el marcador, 57-54.

Los diez minutos finales empezaron mejor para Lagomar que dominó la pintura con Suárez, salió en velocidad con Fernando Ferro sumado a estos un doble de Cardozo que le permitió pasar por tres, 62-59. Los de Villa Dolores no estuvieron finos, nadie puso paños fríos en ofensiva –quizás la falta de ese base de experiencia que siempre se necesita en DTA le va a pesar al “20” a lo largo del certamen-, se lo vio al equipo muy “Ibarra dependiente”. El reloj empezó a atorar al local que no le encontró la vuelta al ataque, lanzó en forma apresurada cuando la circunstancia pedía tranquilidad, por si fuera poco Ferro puso un triple y el Manzana García otro atrás, el base agarró el partido para él con libres, asistencias y bandejas. Lagomar sacó siete (70-63).
Los de Villa Dolores buscaron achicar en todo momento pero el reloj fue aliado de la visita, que con García como estandarte más los aportes de Suárez consiguió máxima de 11, colocando un marcador final de 85-74, el punto viajó en bus para la Costa de Oro, que se llevó una unidad de gran valía ante, a priori, uno de los candidatos.