Malvín venció a Obras Sanitarias 79-64 y piso fuerte en su debut internacional.

Arrancó pisando a Biguá en el medio local. Un partido oficial como preparación para chocar con un rival de fuste, el invicto de la Liga Nacional Argentina, Obras Sanitarias, de lo mejor de la vecina orilla.

El Tachero mató en el primer cuarto, convirtió 26 puntos ante un Malvín que recibía tantos sin levantar la cabeza. Parecía haber perdido el nivel defensivo que caracterizó siempre al playero. Safar y Fitipaldo eran las figuras de los de Buenos Aires para comenzar 10-4, rápidamente respondieron Bavosi y Calfani para igualar el score. Pero Selem estaba incontenible, se sumó un doble de Basualdo y un triple final de Tabárez. Obras se fue 26-16 arriba con su alero número 15 como principal figura.

Para revertir una situación como está Malvín apeló a la frase característica de López: “Defensa nos pone campeón”. Esta vez no lo ayudó a cortar redes pero si a a cambiar el rumbo de un encuentro que venía torcido. Con otra intensidad solo permitió 4 puntos en 5 minutos el equipo uruguayo. Buenos minutos de Hoskin, más triples de Bavosi y Mazzarino lo llevaron a colocarse a 5 (30-25).
La reacción siguió, siempre basado en el trabajo en cancha de atrás, colectivo, solidario, como siempre. Cinco unidades consecutivas del Mono sirvieron para empatar, gran juego del base manejando los tiempos del equipo. En el cierre del primer tiempo explotó la figura de Mathias Calfani, se sumó un doble final de Hoskin para sacar 5. La última fue un triple del Pipa Juan Gutiérrez. Malvín se fue 37-32 al descanso largo, con otra clave, comenzó a dominar la pintura.

En todo el complemento el equipo uruguayo recibió solo 29 puntos, solo tres más que lo que había recibido en el primer cuarto. Aspecto fundamental para terminar de quebrar el trámite a su favor. Trabajo de scouting ideal, buena rotación constante atrás, inteligente y concentrado.
Goleo repartido y dominio del juego interno, con Calfani y Newsome, incluso algún aporte de Jairo Hernández. El playero llegó a tener hasta 14 de renta, pero cerró el tercero 69-41.

El último lo controló muy bien, con un excelente Mathias Calfani. El manejo de Bavosi y la aparición constante de sus hombres en ofensiva. Obras intentó con Horner y Gutiérrez como principales exponentes, pero nunca le dio. La defensa de Malvín cortó todos los circuitos de su rival. Con más tranquilidad de lo previsto y una autoridad que ilusiona, Malvín en 30 minutos aplastó a uno de los mejores equipos de Argentina. Final 79-64.

Estadísticas oficiales