Miramar venció a Auriblanco 73-69 en el duelo de candidatos al ascenso y abrochó un triunfo importante en este arranque de la DTA.

El arranque del juego fue típico de la divisional: trámite trabado, sucio y poca claridad en ataque. Diego Silva fue el más claro en ese inicio y gracias a sus triples le daba ventaja al “Monito”. El elenco papal se soltó pero sus ofensivas fueron desprolijas, tuvo la virtud de cargar abajo y sacar libres, así se puso a tiro. El cuarto se lo llevó el conjunto cebrita 21-19.

Los segundos diez minutos de básquet mostraron una gran intensidad defensiva de Miramar, que empezó en primera línea y permitió robar un par de pelotas y convertir puntos fáciles de corrida. El juego colectivo de los comandados por Andrés Blazina creció y se marcharon al descanso largo arriba 35-25.

Tras el receso, parecía que el “Monito” quebraba el partido, ya que en los primeros pasajes del cuarto sacaba 13 unidades de renta (45-32). Pero Auriblanco reaccionó gracias a Julio Panelli y Federico Ledanis para acortar la diferencia y ponerse en juego definitivamente. El parcial se lo llevó Miramar 52-49.

La paridad fue protagonista en gran parte del último chico. Tanto a tanto aunque el elenco cebrita siempre estuvo al frente. Leonardo De Pena y Roberto Amaro fueron armas fundamentales mientras que Panelli y Nicolás Gentini mantuvieron al papal en juego. Ya en los minutos finales apareció la catarata de técnicos en contra de Auriblanco (dos a Ledanis, uno a Piñeiro y otro a Nicolás Rabino), que desvirtuaron el trámite. La poca efectividad de Miramar en libres le permitieron a su rival esbozar una reacción que no llegó a concretarse. Triunfo importantísimo de Miramar 73-69 ante un adversario directo en la lucha por ascender,  acumula dos victorias en los dos encuentros que disputó.

En el ganador, Roberto Amaro y Leonardo De Peña anotaron 19 y 18 puntos, respectivamente, mientras que Julio Panelli fue el destacado de Auriblanco con 20 unidades.