Malvín venció 71-61 a Biguá sin sobresaltos, debutó con triunfo en el medio local y preparó perfecto el viaje a la Sudamericana.
La gente playera agotó localidades para ver el estreno del campeón. Enorme expectativa por ver al mejor equipo del país en partido que prometía más de lo que cumplió. Biguá llegó con promesa pero chocó ante la fortaleza de los de Pablo López que comenzaron exponiendo lo mejor que saben hacer, brillar colectivamente.

El cotejo comenzó con doble de Johnson que rápidamente respondió el local con un lapidario 8-0, Winston y Calfani eran los responsables de las primeras explosiones de la tribuna local.
Biguá encontró en sus foráneos la carta de gol, fueron claves para igualar en 9 con parcial de 9-1.
Benito Santiago se cargó de faltas y salió. Del otro lado rindió Hoskin y brilló Calfani. Los de Pablo López se fueron 17-12.

Para el segundo cuarto salió a escena la elegancia de Bavosi, la misma que uso en el inicio para conducir. Le agregó conversión para que el playero fugara en el score y comenzará a quebrar el trámite, bien temprano. En cuenta gotas apareció Mazzarino, pero cada salida a escena era una bomba letal, el salteño lastimó para abrir 9 (25-16).
Biguá no tenía gol, el ingreso de Cambón no fue solución para ganar claridad de juego. Dependía exclusivamente de Johnson que ganaba en ataque y perdía en defensa. Para colmo, Calfani y Souberbielle castigaron de atrás de los 6.75, el local se fue al descanso largo 36-23.

El tercero fue el de la fuga definitiva. Con Calfani volando alto, Winston como socio ideal, Bavosi moviendo los hilos y Hoskin acompañando cuando le tocó participar. Llegó a sacar hasta 18 la playa, que jugó a placer ese cuarto. Superando en todo a su rival, que chocó reiteradamente con la supremacía locataria y por momentos se enojó de forma equivocada con la terna que más allá de algún detalle puntual, cumplió una buena labor. El período se cerró 55-39, parecía historia sentenciada.

En el último Biguá encontró rachas, pero falló siempre en los momentos de consumar las reacciones que intentó. Cayeron los triples: Meira, Cambón y uno de Santiago desacomodado. Se llegó a poner a 9 con la bola. Pero erró las ofensivas cumbres, se apuró, seleccionó mal los tiros claves. Entre los foráneos desperdiciaron un dos contra uno, y Santiago lanzó de 6.75 apurado y ni siquiera tocó aro.
Malvín castigó, una bomba de Mazzarino, otra de Bavosi y una volcada enorme de Calfani le pusieron la tapa al partido. Lo apretaron al campeón que desparramó jerarquía para liquidarlo.

En el cierre Biguá maquilló el resultado final que terminó siendo 71-61 a favor del playero que, el domingo, se va de copas.

Estadísticas oficiales

[Best_Wordpress_Gallery id=”23″ gal_title=”Malvín-Biguá”]