Real Madrid se quedó con la Copa Intercontinental tras ganarle a Baurú el segundo partido por cifras de 91-79 para así festejar en San Pablo.

Esta Copa Intercontinental enfrenta al ganador de la Liga de las Américas con el de la Euroliga, en un certamen a dos partidos, en esta oportunidad ambos disputados en San Pablo. El primero fue triunfo de Baurú sobre el Real Madrid (91-90), pero en la revancha los merengues afinaron su defensa y con un gran caudal ofensivo pudieron revertir lo hecho anteriormente para triunfar 91-79 y por diferencia de goles levantar el trofeo.

Los dirigidos por Pablo Laso contaron con dos figuras exuberantes que se cargaron las ofensivas, Jaycee Carroll aportó 22 unidades mientras que Sergio Llull finalizó con 21 tantos.

De esta manera el Real Madrid consiguió en un año cinco títulos, algo que muy pocas veces se logra, no le quedó nada por ganar a los merengues.