Uruguay no pudo ante Canadá y perdió en forma clara por cifras de 109-82 así los norteamericanos siguen en afán de su clasificación directa a Río.

Canadá comenzó con un 4-0 de arranque poniendo la pelota abajo con Bennet y Olynyk, por su parte los celestes encontraron en las manos de Fitipaldo sus primeros tres puntos. A partir de allí parcial de 9-0 para los norteamericanos que corrieron la cancha y encontraron goles perimetrales. Los dirigidos por Capelli abusaron del lanzamiento perimetral y no estuvieron del todo finos, así los muchachos de Triano sacaron 10 (13-3) lo que motivó a un minuto de Capelli. A la vuelta del mismo la actitud uruguaya en defensa cambió, pudieron hacer transiciones rápidas de defensa a ataque y con Demian Álvarez y Reque Newsome como abanderados pusieron un 8-0 (13-11). Con la rotación de plantel que hicieron los dos entrenadores los canadienses sacaron algunas ventajas es que Melvin Ejim fue figura, la efectividad desde la línea de libres de los norteamericanos fue muy buena, encontraron corridas de cancha y sacaron 13 (29-16) pero sobre el cierre y de la mano de Fitipaldo los charrúas colocaron un 6-0 para irse abajo tan solo siete unidades, 29-22.

El segundo cuarto se inició con Uruguay entregando y luchando, pero las diferencias en centímetros se hicieron sentir, eso le permitió a Canadá tomar rebotes en ofensiva y generar más de una oportunidad de lanzamiento por ataque. Sumado a esto a los celestes les costó encontrar el gol  tan solo un triple de Parodi en tres minutos. Así fue como Canadá estiró la brecha rápidamente a 13 (38-25), lo que motivó nuevamente al entrenador de la celeste a pedir minuto. A la vuelta del mismo parecía que Uruguay esbozaban una reacción pero Andrew Nicholson se encargó de cortarla en forma más que rápida, primero con un triple y luego con dos dobles consecutivos, sumado a un gol y falta de Wiggins más otra conversión desde detrás de la línea de los 6.75 de Helsip para sacar 22 (51-29). Como si fuese poco el primer tiempo se cerró con un triple sobre la chicharra de Wiggins para poner el 57-32 final de la primera mitad.

Para la vuelta del descanso largo si bien las diferencias eran más que amplias, Uruguay salió metido en defensa y con buena movilidad de balón en ofensiva, con Parodi como principal figura más los aportes de Calfani pusieron un 9-2, por lo que Triano fue quien se acercó a pedir tiempo.  El encuentro se ajustó nuevamente a lo que propuso Canadá, dura defensa y mucha efectividad en sus lanzamientos por lo que a la celeste le costó. El más claro en los uruguayos fue Parodi asistiendo y buscando su tiro, en el marcador se estuvo muy lejos, 75-45, con grandes rendimientos de Stauskas y Wiggins, este último sacando todo su repertorio en cuanto a las volcadas. Las diferencias en el tanteador fueron creciendo, el tercer cuarto terminó 86-52 para los norteamericanos.

Para los diez minutos finales el partido ya estaban más que liquidado, eso si, Canadá no sacó el pie del ascelerador, buscó siempre el aro celeste. A Capelli le sirvió para darle minutos a quienes no habían tenído tanto mientras que también para consolidar a valores que vendrán y serán el futuro de la celeste, tanto es así que cerró con Parodi, Vidal, Souberbielle, Cáceres y Borselinon en donde Luciano mostró que poco a poco deja atrás de ser un pibe y muestra toda su calidad a nivel internacional.  Uruguay bancó hasta donde pudo, se sabe que los canadienses son una gran potencia en el continente y vinieron con el objetivo claro, buscar una de las dos plazas directas a Rio. El resultado final fue de  109-82.