Unión Atlética le ganó a Larrañaga en el gimnasio de Tabaré por cifras de 93-80 y de esta manera se afianzó en lo más alto de la Liguilla en la búsqueda del segundo ascenso.

No era un partido fácil para el azulgrana, su gente se acercó hasta el Parque Batlle para alentar a los suyos, haciendole sentir en todo momento que el ascenso a la LUB es lo que más quieren.

En los primeros diez minutos del partido fue en donde se vio el mejor básquet en los dos equipos, ambos salieron al hombre, duro, intenso, buscaron imprimir velocidad a las ofensivas con un juego claro. La UA rotó el balón por el perímetro, buscó a Kristian Clarckson en el uno contra uno sobre Aaron Nwanko y tuvo saldo positivo, mientras no logró convertir asistió a Camilo Antunes y Gastón Semiglia que estuvieron finos en el comienzo. Por el lado del milrayitas Santiago Álvarez era más que Timote mientras que Juan Galleto y Andrés Dotti manejaron los hilos del partido e hicieron que la paridad en el marcador fuese que prácticamente absoluta al cabo del primer chico. Tanto es así que este cuarto se cerró con tres lanzamientos libres del mismo Dotti que le dieron la ventaja parcial a los suyos por 28-27.

Para el segundo todo lo bueno que se realizó hasta entonces cambió, es que los dos equipos no estuvieron nada finos, perdieron muchos balones y confundieron salidas en transiciones rápidas con correr sin ningún criterio. Galleto fue el más claro y le dio ventaja 30-27 a Larra, pero rápidamente de la mano de Diego Tortajada los de Nuevo Malvin pusieron un parcial de 7-0 para pasar en el marcador (34-30). Allí plantados en zona 2/3 los azulgranas complicaron a los Gonzalo Fernández porque Nwanko recibía de espaldas al aro pero nunca se sintió cómodo, las descargas a los perímetrales no eran limpias y a los de la calle Francisco Simón se les cerró el aro. Esto hizo que el puntero de la Liguilla sacara siete (42-35). Sobre el cierre y gracias a la impronta personal nuevamente de Dotti Larrañaga colocó un parcial de 5-0 para achicar a tan solo un doble, pero con Semiglia como abanderado la UA se fue cuatro arriba al cabo del primer tiempo, 46-42.

Para la vuelta del descanso largo ambos equipos plantearon defensas muy duras, estas fueron mucho más sólidas que los ataques por lo que el score se movió en forma lenta. De la mano de Dotti más algo de su extranjero el Larra logró igualar en 50, pero a partir de allí apareció Clarkson, sus compañeros se acordaron de asistirlo y ganó en protagonismo en el uno contra uno. Timote también creció, se fue a jugarle el mano a mano Nwanko y consiguió puntos fáciles cerca de la pintura, por ese motivo Unión Atlética estiró una pequeña luz de ventaja de ocho puntos, 64-56. Fernández y los suyos buscaron achicar pero los muchachos de Riera tuvieron un cierre de cuarto con buenas defensas y goles en contra golpe, ahí fue donde Semiglia se puso el equipo al hombro, colocó siete unidades consecutivas lo que le permitió encarar los últimos diez minutos con renta de 13, 69-56.

El último cuarto fue todo de los de Nuevo Malvin que corrieron con ventaja en el juego, movieron mejor el balón, hicieron su partido y se sintieron cómodos. Larrañaga dependió exclusivamente de las apariciones de Galleto y Dotti quienes fueron bien controlados y así se les cerraron las vías de gol. Clarkson, Tortajada y Semiglia siguieron con un ritmo imparable en ofensiva lo que les permitió a los de la calle Velsen sacar su máxima de la noche de 19 puntos (91-72). Larrañaga tiró un intento de reacción que vino con una defensa a presión al 100% pero el tiempo lo atoró y el juego que realizaron los dirigidos por Riera en el cierre fue muy bueno. El marcador final fue de 93-80, la UA puso un puntazo, es verdad, recién comienza la Liguilla pero sabe que Stockolmo ya perdió y estiró ventajas, hay que ver lo que sucede con Sayago en la noche de hoy.