Muchas veces pensamos que los tiempos se van, que no lo disfrutamos y que las ideas o proyectos se quedan por el camino.

El cerebro, en nuestro cuerpo, es lo que nos habilita a todo, por eso sigamos en positivo, abiertos y con mucha frescura.

Hoy se habla de las renuncias en la mayor, tendrán sus razones, compartibles o no, pero lo hicieron. Demos todo el apoyo a todos los que están, los que mantienen ese proyecto vivo, los que sienten es que mejor compartir esta experiencia con los que no, los que valoran, sabiendo que tiene más que perder que àra ganar en la cancha, por falta de potencial deportivo. Pero que demuestran que hay que competir, crecer, sentir.

Lo mismo en otra franja, lo importante que es seguir progresando en sus vidas, como las chicas del femenino, para que crezcan, vuelen, dejando más que una pelota y un club. Dejan su familia, entorno, por el objetivo de crecer en la vida, con mucho amor a este deporte.

Valoremos lo que somos, vivimos y sentimos, pero con metas deportivas para el crecimiento de esta franja femenina, siendo guías de un futuro mejor.

Por eso a Victoría, Florencia, Fernanda, Lucia o Anna, una uruguaya que rescatamos y que quiere ponerse la celeste desde Alemania, y a todas que están por el mundo y las que vienen empujando desde acá, el futuro está en ustedes y en ustedes puede estar el crecimiento de nuestro Femenino.

Fuerza, entrega y dedicación en el estudio, principal salida de sus proyectos, pero con la proyección deportiva intacta y siempre pensado en nuestra selección.

No dejemos de soñar y sigamos creciendo todos y todas.

BASKET ANIMAL