Ciro Pastrana habló con Básquet Total luego del triunfo de Defensores de Maroñas para lograr el tricampeonato en la categoría +35.

“Estamos muy contentos. Se armó un lindo grupo, que hemos entrenado todas las semanas desde que empezó el campeonato. Intentamos darle una formalidad importante al equipo para sentirnos bien y además estar bien preparados para medirnos a cualquier rival que nos toque. Por eso estamos felices, mostramos mucha seriedad en jugar a muerte esta final como lo hicimos y por lograr el objetivo de ser campeones”, expresó Ciro tras el título conseguido por el conjunto de Maroñas.

“El hecho de ser una final ya hace que los ánimos sean caldeados y se hable mucho. Quizás los árbitros deberían venir con esa mentalidad y dejar pasar alguna incidencia o tener un poco más de paciencia con los jugadores porque a veces la cabeza quiere hacer cosas que el cuerpo ya no te permite y te malhumorás. Un partido de este tipo te lo imaginás días antes y lo querés jugar sí o sí, y cuando no te salen las cosas, intentás sacar una ventaja mínima de todo lo que se pueda. Se conversó demasiado pero por suerte quedó para nosotros”, analizó el base sobre la trascendencia y el desarrollo de esta final.

Desde el juego, Pastrana encontró un tramite distinto al que preveían: “Esperábamos meter alguna pelota de afuera pero el aro estuvo cerradísimo. Si eso sucedía, se iba a abrir la cancha e íbamos a tener más espacios para correr en ataque rápido, a pesar de que lo pudimos hacer en bastantes ocasiones. Una final tiene esos condimentos y el partido fue cerrado. La zona que propusieron fue efectiva y creo que al estar un poco mejor físicamente o tener un plantel más largo, nos permitió rotar y eso fue determinante para alcanzarlos en el score y luego sacar una ventaja hasta el cierre”.