Cordón vencía a Montevideo 13-12 cuando a falta de 3.37 para terminar el primer cuarto se suspendió el partido. Tras la decisión hablamos con Gonzalo Salgueiro.

El barrio amaneció distinto, el día fue tedioso para el hincha de Cordón, las horas no pasaban y la ansiedad de gritar campeón luego de 217 días se hacía presente, no solo por el hecho de volver a cortar una red, sino también por la oportunidad de volver a la Liga Uruguaya.

Colas interminables, escenario casi repleto y un equipo que salió a la cancha con todo para dar la vuelta. La emoción y la euforia fue desapareciendo con los primeros minutos de básquetbol, a ver que la cancha no estaba en óptimas condiciones.

Comenzó mejor el local, con una volcada de Charquero que hizo explotar el Julio Zitto, se sumaron triples de Modernell y Bertolini para comenzar 10-5. Del otro lado respondían Pereiras y Brause lastimando a distancia, era el lugar de donde se podía ofender al rival, ya que la pintura estaba intransitabla. Faltando 3.37 y con el juego 13-12 para el local, Gonzalo Salgueiro dialogó con los entrenadores y decidió suspender el encuentro.

Tras el mismo, el juez principal dialogó con nosotros:“Vimos que los jugadores no podían pararse de forma normal, sobre todo en el aro que está opuesto a la entrada sobre la zona pintada estábamos viendo que tenían dificultades, intentamos, hicimos lo que pudimos, pusimos el producto mágico de Gómez pero no lo solucionó”

“Si ellos estaban de acuerdo en suspender, o si querían probar un poco más. Si ellos decidían suspender lo hacíamos y los dos estuvieron de acuerdo”  comentó con respecto a lo que dialogó con los entrenadores.

La gente de Cordón se fue con la emoción contenida, sabiendo que el jueves tiene que prenderse a la cantora para saber que pasa con su equipo.