Muchas veces nos quejamos y decimos que no tenemos presencia internacional, objetivos claros y planificación. No solo es competir, es saber a dónde vamos y que queremos, por eso al sentirme parte de un modesto proyecto, miró con mucha convicción, que los procesos de formación y crecimiento se están dando.

No es un problema de quedar bien, es simplemente sumar, el trabajo tiene su tiempo, pero con ubicación, con cimientos y contenidos reales, sinceros. Podría ser mejor, pero hoy somos lo que podemos dar, trabajar y construir entre todos.

Las selección mayor buscando un horizonte de confirmar procesos, con ausencias importantes, pero siguiendo con mucha voluntad y funcionamiento colectivo, buscando ser representativo y dejando siempre nuestra celeste en un buen camino.

Las formativas con su tiempo y espacio para construir, de buscar valores para el hoy, pero siempre pensando en el futuro que es un hoy siempre.

Trabajos de selecciones con tiempo, proyección desde todas las edades que participan y poder estar en la competencias sudamericanas en sus categorías y con miradas a todo el país, para una integración posible.

Nuestro femenino marcando su lugar y presencia acorde a lo que somos, pero sabiendo que el crecimiento está en todas y todos. Con dos selecciones de U14 y U16 en un trabajo de proyección y de meses de seguimiento.
Compartiendo una integración en pleno crecimiento, que se perfila en su funcionamiento. Pero interpelando a todas las instituciones que necesitamos incluir el genero en su trabajo social y deportivo. Hay lugar para todos, si queremos crecer y buscando hacia fuera de la estructura.
Ilusiones que la Celeste nos lleva a seguir pensando, que es el objetivo de todos y de nuestro deporte. No dejemos de soñar, pero todos en su lugar y con un compromiso de seguir creciendo, sean los nombres que estén, simplemente si sentimos esté deporte, siempre las porteras están abiertas.
Así te quiero.-
VICTOR RICARDO PORRATTI