Unión Atlética derrotó en calidad de visitante a Marne por cifras de 87-75 y de esta manera sigue prendido en las posiciones de arriba del Metropolitano.

En un encuentro en donde la gente acompañó, parciales de ambas instituciones dijeron presente en el barrio Simón Bolívar para presenciar un cotejo que tuvo entrega, buen juego, lucha y emoción hasta el cierre.

El partido empezó con una defensa al hombre de los dos equipos pero con Marne jugando mejor en el poste bajo en donde Santiago Ramírez sacó diferencias. Por su parte el azulgrana no arrancó fino ya que abusó del tiro exterior, se olvidó de buscar a su extranjero en la pintura y así no pudo efectivizar al 100% sus ofensivas. Los primeros cinco minutos aparecían con paridad absoluta (7-7). El Tifón aprovechó la ida al banco de Germán Cortizas –dos faltas- y ahí la UA no tuvo claridad en ataque, se notó la falta del Casco y la ya conocida ausencia de Balbuena en el equipo, la anarquía y el desorden se hicieron presentes por varios minutos. Marne aprovechó, salió de contra, apareció Alex López más un doble del Coco Ramírez en el cierre para que el local sacara cuatro al cabo de los primeros diez, 21-17.

Para el segundo cuarto los dirigidos por Rodrigo Marín salieron más metidos, una zona 1/2/2 en donde Kennedy con sus brazos largos llegó a los tiros hizo que los de la calle Velsen no estuvieran cómodos. Clarkson empezó a ser habilitado y como si fuera poco Diego Tortajada entró bien, provocó goles en la pintura y chocó con Crócano y Ramírez cargándolos de falta. Pese a esto los locatarios pusieron un parcial de 6-0 para abrir una pequeña luz de ventaja (27-21). Esto motivó a minuto de tiempo de Rodrigo Riera para ordenar un poco el ataque principalmente pero no tuvo tanta suerte, es que Rogelio de Léon fue más en la zona pintada, López encontró gol y así Marne sacó su máxima de 10 (33-23) cuando quedaban 2:15. El riverense entrenador azulgrana quemó su segundo minuto, largó una presión alta, bien arriba, salto y cambio constante, esto le permitió un mayor vértigo, robaron bolas y encontraron goles claves de Antunes y Tortajada. El Tifón ayudó; Kennedy erró solo, Crócano también, no aprovecharon cuando la diferencia de altura les era favorable en los emparejamientos y así fue como en un abrir y cerrar de ojos Unión Atlética puso un 9-0 para irse tan solo dos abajo al cabo de la primera mitad, 35-33.

Para la vuelta del descanso largo ambos equipos salieron a intercambiar gol por gol, los dos jugaron con un cambio menos, posesiones más largas, Kennedy y Panelli sacaron la cara por el local que seguía arriba mientras que Semiglia reingresó con todo, picante en el uno contra uno, Clarkson también estuvo a la altura y Tortajada continuó yendo al choque, abriéndose y castigando. Con un doble de Semiglia a falta de 2:30 para terminar el tercer chico pasó el azulgrana por primera vez en la noche, 51-49. Los minutos finales se dieron gol por gol, Kennedy gran hundida –pitazo técnico de Arenas mal cobrado sobre el extranjero- más un par de puntos de Ramírez. Por su parte los de Nuevo Malvin tuvieron en Cortizas con cinco puntos claves sobre el final primero un triple y luego una bandeja sobre la chicharra para que el marcador luego de 30 minutos de básquetbol fuese 55-55.

Los diez minutos finales tuvieron de todo pero el azulgrana comenzó mejor, movió bien la bola, su capitán, Antunes estuvo certero con lanzamientos de cuarta distancia, Clarkson se hizo enrome en la pintura mientras que salió en velocidad Semiglia. Esto hizo que le nerviosismo crezca en el local, Kennedy en una marca sobre Timote –duelo conversado y picante de la noche- le puso la mano frente a la cara cuando Hugo lanzó y Arenas le pitó un nuevo técnico lo que provocó que Marne sufriera la salida de su extranjero con 7:20 por jugar y como si fuera poco ya comprometido en faltas y con el marcador adverso, 65-57 abajo. El Tifón buscó descontar, no se quedó en base a su entrega, pero todo pitazo de los árbitros eran cuestionados y la tensión se hizo presente en los instantes finales en el barrio Simón Bolívar. Panelli y López buscaron y fueron los más claros, pero los locales pagaron caro la escaza efectividad cada vez que tuvo cita con la línea de libres, falló y mucho. Unión todo lo contrario, estuvo fino le puso la pelota a Clarkson y la frutilla de la torta la puso Tortajada con un triple fulminante que le dio ventaja de nueve 75-66. El cierre fue conversado y con Marne buscando anotar a toda costa pero el nerviosismo estuvo presente, más de un minuto sin mandarla a guardar, pérdidas y desprolijidades. Sobre el cierre explotó Marin que fue expulsado, a Rogelio le cobraron un técnico y se liquidó el partido con cifras de 87-75.

Unión Atlética ganó en buena ley, ajustó en defensa y jugó más claro la segunda mitad con Clarkson, Semigilia, Antunes y Tortajada como figuras. La terna arbitral compuesta por Alberto Arenas, Marcelo Monteiro y Mario Añorga no fue buena, podrían haber evitado un par de técnicos –principalmente a Marin en el primer tiempo y el primero de Kennedy- , en algunas ocasiones, algunos árbitros no entienden que los protagonistas son los jugadores y ellos deben definir los partidos.

Estadísticas oficiales