La familia Perdomo no deja nada al azar, Horacio dirigió y fue expulsado por agresión, Martín la rompió en la cancha y Joaquín estuvo en la mesa de control, completitos.

No caben dudas que la familia Perdomo está identificada con Sayago. Desde que el Gato dirige al equipo de Ariel y la Vía, los “melli” siempre andaban en la vuelta. Anoche, los tres fueron protagonistas, a su modo, del partido.

Horacio dirigió solo un tiempo. En el descanso se equivocó y luego de que se generó un entrevero iniciado por la protesta de Matthews a Salgueiro por la cuarta falta, el DT de Sayago le pegó con la tabla de dirigir a Hugo Timote, quien andaba a los empujones en el medio de la cancha. El jugador de UA fue sancionado con un técnico, y el Gato expulsado.

Martín jugó los 40, siendo el único jugador de la cancha que cumplió a tiempo completo. El base terminó con 14 puntos y 8 asistencias, en los momentos más flacos del equipo siempre mostró respuesta anímica para confiar en la remontada.

Anoche, también fue protagonista Joaquín. El otro “melli” que se encargó de llevar el reloj de los 24. Incluso tuvo alguna discusión con el juez principal Salgueiro. Desde su lugar y en su rol también vivió el encuentro con una intensidad asombrosa.

La familia, la sangre, y una forma particular de vivir el básquetbol. Se nota que a ninguno le gusta perder a nada, dejan todo lo que tienen para dar,  lo que a veces lo lleva a pasar la línea, anoche el que se equivocó fue el padre.