Más allá de la derrota uruguaya, quedaron algunos aspectos positivos a analizar.

Argentina volvió a mostrar clara superioridad sobre Uruguay, en un partido donde el trámite por momentos fue un tanto más parejo que el primer juego. Colectivamente los locales superaron fácilmente a la defensa celeste.

Los aspectos positivos fueron la chance de encontrar gol perimetral, dentro de ese lugar se destacaron Maximiliano Solé y Demian Álvarez. El alero que juega en el básquetbol español colocó 2/3 en triples y terminó con 10 puntos. Mientras que el último goleador nacional de la LUB también fue importante, colocó 4/5 desde 6.75 y fue agresivo para atacar al aro.

Los dos jugadores marcaron la cancha para continuar el proceso hacia México. Solé como sustituto natural de Aguiar y Demian peleando en el puesto de escolta.

Además, sorprendió la capacidad goleadora de Kiril Wachsmann, jugador de rol defensivo que sigue confirmando estar capacitado para darle minutos de descanso a Esteban Batista. Anoche respondió de forma excelente con 16 puntos.

En el medio, sin entrar en lo positivo ni lo negativo, queda la escasa rotación de plantel de Adrián Capelli, con cuatro jugadores que no vieron acción (Calfani lesionado) y Alejandro Acosta que apenas jugó 2 minutos. Quizás una señal del entrenador de mostrar que era un partido para sacar conclusiones.