Leo Gutiérrez se despidió de la Selección Argentina anoche ante Uruguay.

Un emotivo homenaje vivió ayer Leo Gutiérrez en Mar del Plata, donde es ídolo. El oro olímpico se puso la casaca de Argentina por última vez en su carrera, jugó incluso algunos minutos del tercer cuarto.

Se emitió un video de sus momentos con la albiceleste, se le entregó un cuadro que se puede ver en la foto y una camiseta con el número 10 que quedará inmortalizada.

“Siempre fue un placer y un orgullo vestir la camiseta de la Selección y defenderla en todos los torneos que fui a jugarla. El gran momento fue Atenas, ni hablar, aunque en mí carrera dentro de la Selección para mi hubo tres momentos claves, que fueron las tres cosas más importantes que conseguimos: el subcampeonato mundial (Indianápolis 2002) porque haber llegado a esa final fue muy bueno y antes ni pensábamos llegar a hacerlo, el campeonato olímpico (oro en Atenas 2004) y la medalla de bronce en Beijing (Juegos Olímpicos de 2008). Esos fueron los tres momentos mágicos, aunque todos los momentos que pasé dentro de la Selección fueron únicos, los tengo bien guardados dentro de mi corazón y van a tener por siempre un lugar en mí”, dijo Leo.