Stockolmo logró un punto importante ante Marne en calidad de visitante por cifras de 87-80, sigue como escolta de Cordón y no afloja en el arranque de esta segunda rueda.

En una noche más que fría en el barrio Simón Bolívar la gente acompañó, se hizo presente para ver un duelo típico de Metropolitano en donde las imprecisiones, pérdidas de balones, emociones y en algunos pasajes buen juego, se hicieron presentes a lo largo de los 40 minutos

El partido comenzó mejor para el local que encontró el gol por una vía fácil y rápida dándole la pelota a Jermel Kennedy quien arrancó fino en las ofensivas así como también Alex López desde el perímetro. Esto se sumó a lo que hizo el Tifón en defensa, bien cerrados “invitando” a tirar a su rival que no tuvo efectividad, fue así como sacó una rápida renta de 12-5. El elenco azul del Prado buscó con transiciones rápidas pero no terminó bien ya que en muchas ocasiones el último pase se fue afuera o era bien intersectado por el local. Lo mejor en los de la calle Castro y Pena apareció en Facundo Medina y algo en el control de la bola de Leonardo Bouchatón así como también la defensa dura y férrea de Matías Nicoletti por sobre el extranjero adversario. El locatario terminó arriba 20-9 el primer chico.

Para el segundo cuarto era de esperar una reacción de Stockolmo, porque el juego en cuanto a lo colectivo que demuestran Santerini y los suyos en lo que va del certamen es muy bueno. La misma llegó, se le abrió el aro a Medina quien calentó la mano, Smith entró en confianza y ganó en el poste –Crócano, De León, Ramírez no pudieron con él-, a esto se les sumó las efectivas corridas de cancha para que en un abrir y cerrar de ojos se pongan en partido con un parcial de 11-2, los dos puntos de Marne tardaron tres minutos en aparecer y fueron por la vía de los lanzamientos libres. El juego de allí en más se planteó parejo con defensas duras y muchas pérdidas, aspecto que se dio a lo largo de toda la noche. A.López fue quien bancó a los dirigidos por Rodrigo Marin que también gozaron de un ingreso importante en Rogelio de León. Pese a esto se fueron abajo al cabo de los primeros 20 en cifras de 35-34.

Para la vuelta del descanso largo los dos equipos mostraron un pasaje interesante de buen nivel basquetbolístico. Stockolmo abrió una renta de cuatro (40-36) pero entre la dupla Kennedy-López pusieron un 5-0 rápido para adelantarse nuevamente en el marcador. El problema de faltas hizo que los entrenadores rotaran los planteles, en la visita Damián López tuvo un tercer cuarto redondo, aportó rebotes en ambas tablas y colocó cuatro puntos prácticamente que al hilo para que los del Prado continuarán arriba en el marcador. Sobre el cierre se vio lo mejor de Julio Panelli, quien hizo jugar y también encontró dos bandejas con penetraciones hacia el aro en donde sacó el gol para descontar las diferencias y encarar los diez minutos finales a tan solo dos unidades de su rival, 58-56.

El último cuarto estuvo entretenido y los problemas de faltas se acentuaron ya que Stockolmo tuvo muy tempranamente a Nicoletti y Medina con problemas. Facundo siguió con una gran producción en ofensiva y Smith la quiso todas, fue bien asistido y se transformó en protagonista. Nacho Pons quien tuvo un juego de rol en los cuartos anteriores pidió la bola y definió con éxito, eso sumado a buenas defensas y transiciones manejadas casi que a la perfección por Bouchatón hicieron que los muchachos de Santerini sacaran la máxima de 10 (73-63). Pese a esta diferencia en el marcador el juego estaba lejos de estar liquidado porque Marne dio el resto, López atacó y sacó puntos clave, Kennedy también la quiso, Rogelio arrimó en la pintura con una volcada interesante y como quien no quiere la cosa achicaron a cinco. Con la presión que mandó Marin parecía que el Tifón se iba a meter en partido decididamente, pero cayó un bombazo de esos que levantan la moral al equipo que va ganando y prácticamente que liquida a aquel que va perdiendo. Eso fue lo que sucedió con el tremendo triple de Medina que puso cifras de 80-72 cuando aún quedaban 1:17 para terminar. Marne no tuvo reacción si bien encontró gol, Stockolmo siempre manejó el balón y el reloj fue su aliado. Smith no erró desde la línea al igual que Pons mientras que los del barrio Simón Bolívar no estuvieron finos en el cierre.

Así fue como Stockolmo selló un nuevo triunfo, de visitante, en una cancha que siempre es incómoda para jugar. El resultado final fue de 87-80 y de esta manera los muchachos de Santerini son los más firmes escoltas de Cordón. Con la derrota Marne no la tiene fácil en las últimas posiciones aunque recién comienza la segunda rueda, todavía falta mucho.

Estadísticas oficiales

{phocagallery view=category|categoryid=1216|limitstart=0|limitcount=0}