El argentino Alejandro Reinick viene siendo pieza clave en el andamiaje del equipo de Larrañaga en esta seguidilla de triunfos y con Yale no fue la excepción. Al término del pico disputado ayer nos acercamos a buscar su testimonio que tan amablemente nos brindó, en una nota jugosa donde dijo mucha cosa interesante.

Varias victorias al hilo, el pico confirma el buen momento milrayita: “La verdad que hemos agarrado una buena racha, de los últimos seis juegos ganamos cinco. Lamentablemente el otro día se nos escapó (con Sayago). Hoy sentía un poco el desgaste debido a la cantidad de partidos en poco tiempo que venimos jugando. Este fue un punto muy importante para nosotros, con esto ya empezamos a mirar la tabla de otra forma. Mirar de reojo la zona baja pero al menos sacando diferencias con los colistas del torneo y teniéndonos fe para aspirar a un poco mas. Indudablemente el primer objetivo de este equipo es salvar la categoría, pero nosotros nos permitimos soñar un poco mas”.

La mira esta más alta ahora: “Tuvimos de arranque un fixture complicado ante rivales muy duros y encima no estábamos en la mejor versión del equipo. Hoy por hoy creo que podemos ganar o perder pero le jugamos de igual a igual a cualquiera, eso es muy alentador. Naturalmente el hecho de que estemos ganando y sumando puntos importantes nos invita a soñar. Ahora falta muchísimo y el tiempo dirá donde terminamos colocados en la tabla, pero nosotros nos permitimos anhelar algo más”

Los libres fueron claves: “Como todos los finales cerrados donde hay mucho en juego, se terminó definiendo en la línea. Fue bastante clave el porcentaje en los últimos minutos. Pero sea como sea fue muy importante la victoria para abrir margen con los de abajo”.

Incontrolable bajo el canasto: “Estoy aprendiendo a jugar contra la zona. Esta complicado el tema” manifestaba en un tono jocoso el interno nacido en la provincia de Santa Fe. “La verdad que a los pívots nos incomoda muchísimo, no solo porque uno no puede encontrar los tiros, ya que eso es en cierta medida secundario, sino que por ahí pasas muchos minutos sin encontrar juego con la pelota, sin sentirte protagonista. No estaba acostumbrado a enfrentar tanto equipo que defienda en zona por mas que nosotros también recurrimos a ella en varios pasajes de un partido. Pero bueno, siempre se aprende algo nuevo”.

Diferencias entre básquet argentino y el uruguayo: “Increíblemente es así, no digo que sea mejor o peor. Es distinto. Hay cosas que cambian mucho, formas de defensa, formas de rotación. Detalles, tanto ofensivos como defensivos que yo al menos trato de aprenderlos e ir acomodándome como también trato por momentos que mis compañeros se adecuen a mi juego”