Larrañaga está haciendo una buena campaña en el Metropolitano y luego de la victoria ante Olivol Mundial quedó con récord positivo. Hablamos con Santiago Álvarez, que fue una de las figuras en el triunfo en la Avenida Millán.

 

Dominó el partido desde el inicio hasta el final a pesar de una reacción del rival: “Teníamos que meter este punto para seguir separándonos del fondo de la tabla. Fuimos ganando en la mayor parte del partido pero ellos se hicieron fuertes, nos complicaron y en el tercer cuarto lograron empatar, por suerte fuimos muy inteligentes para poner la pelota donde debíamos hacerlo”.

El equipo puso 10 triples y además movió muy bien la bola en el perímetro: “Esa fue la clave, el haber movido bien la pelota y encontrar siempre al mejor ubicado para tirar. Cada vez que penetramos ellos siempre salían en la ayuda y dejaban a alguien suelto. Tomamos tiros abiertos que pudimos convertir”.