Los Warriors vencieron como visitantes a los Cavs en cifras de 105 a 97 y se consagraron campeones de la temporada 2014-15 de la NBA. Los de Oakland se quedaron con las Finales por un global de 4-2, logrando tres victorias de forma consecutiva, dos de ellas jugando en Cleveland. Es el cuarto anillo en la historia de la franquicia y el primero en los últimos 40 años.

Los de Oakland llegaban al sexto juego con el objetivo principal de alcanzar una victoria, para de esta manera alzarse con el tan ansiado campeonato después de 40 años. Mientras que los de Ohio tenían la obligación de cosechar un triunfo, que les permitiese estirar la serie a un séptimo encuentro, manteniendo la esperanza de lograr el primer anillo en la historia de la franquicia.

Los dirigidos por David Blatt saltaron a la cancha con Matthew Dellavedova, Iman Shumpert, LeBron James, Tristan Thompson y Timofey Mozgov. Por su parte, Steve Kerr colocó de arranque a Stephen Curry, Klay Thompson, Andre Iguodala, Harrison Barnes y Draymond Green.

El encuentro disputado en el Quicken Loans Arena de la ciudad de Cleveland, mostró un comienzo bastante impreciso, en el cual ambos equipos tenían serias dificultades a la hora de anotar, sobretodo provocado por el buen trabajo defensivo diseñado por sus entrenadores. Con el correr de los minutos, la visita fue imponiendo su estilo de juego, corriendo la cancha y hallando siempre a un jugador abierto para lanzar desde el perimetro. Fue de esta manera que poco a poco fueron abriendo diferencias en el tanteador, llegando a manejar una ventaja de 13 puntos (15-28), siendo importantes los aportes ofensivos de Andre Iguodala y Stephen Curry, que se combinaban para 16 tantos.

En los primeros minutos del segundo periodo, los de Ohio se mostraron un poco más sólidos en el costado defensivo, evitando las corridas de cancha del rival y mejorando en la captura de rebotes. En ataque encontraron buenos minutos de James Jones, que llegando desde el banco de suplentes le brindaba un poco de compañía a LeBron James, que por momentos parecía estar muy solo. A pesar de haber disminuido considerablemente su porcentaje de campo, los de San Francisco mantenían el control de las acciones, teniendo a su favor una renta cercana a las 10 unidades. No obstante, sobre el cierre de la primera mitad, los de Cleveland pusieron el pie en el acelerador y con un parcial de 8-2 en los últimos dos minutos, consiguieron acortar la distancia en el marcador. Los primeros 24 minutos de juego se fueron con la visita al frente en cifras de 45 a 43.

En el arranque de la segunda mitad se pudo observar un trámite bastante equilibrado, en el cual las defensas prevalecían sobre los ataques. A medida que iban pasando los minutos, los de California fueron entrando en ritmo nuevamente y de la mano de un inspirado Draymond Green, que era bien acompañado por Festus Ezeli, lograban abrir una ventaja de 15 unidades (58-73). Los dirigidos por David Blatt no encontraban soluciones para frenar el ataque de los Warriors y además en el costado ofensivo carecían de ideas claras, ya que dependían en demasía de lo que podía realizar LeBron, que a su vez se mostraba bastante impreciso con los lanzamientos a media y larga distancia. Al cierre del tercer cuarto, los de Steve Kerr gozaban de una renta de 12 puntos, que les permitía encarar el cierre del partido con un gran optimismo.

En los primeros minutos del último periodo, los Cavaliers salieron decididos a tirar toda la carne al asador, intentando la última reacción con el objetivo de ponerse en partido. Con un buen aporte del ruso Timofey Mozgov en el poste bajo, se llegaron a poner a 7 unidades (68-75). Sin embargo, los de California se mantuvieron sumamente tranquilos y con tres triples consecutivos, uno en las manos de Iguodala y dos en las de Curry, lograron sacar 14 puntos (75-89). De ahi en adelante, los Cavs bajaron definitivamente los brazos, sobretodo debido a que el cansancio físico les estaba jugando una mala pasada a sus principales figuras. A pesar del desgaste no se querían despedir de su afición sin realizar un último esfuerzo, fue asi que con tres triples seguidos de J.R.Smith se pusieron a cuatro puntos (97-101), con 33 segundos en el reloj. Los Warriors terminaron de sentenciar las Finales con libres de sus dos máximas figuras, Iguodala y Curry le pusieron el moño al campeonato de un equipo que fue el mejor a lo largo de toda la temporada.

En el ganador se destacaron, Stephen Curry con 25 puntos, 6 rebotes y 8 asistencias, bien acompañado por Andre Iguodala con 25 tantos y 5 asistencias. En el perdedor, LeBron James aportó 32 unidades, 18 rebotes y 9 asistencias.

Andre Iguodala fue elegido MVP de las Finales, luego de haber tenido una serie de ensueño. En defensa le tocó bailar con la más fea, ya que por varios pasajes se encargó de LeBron James, mientras que en ataque aportó más de lo que se esperaba, siendo la segunda vía de gol por detrás de Curry, cuando en la temporada regular comenzó todos los partidos sentado en el banco de suplentes.