Con otra soberbia actuación de Facundo Medina, Stockolmo se aprovechó de las bajas de Olivol Mundial y lo venció con claridad 87-66.

Era un partido con favoritismo previo para el azul del Prado que venía firme en el certamen, pero esto se acentuó con las bajas de Olivol Mundial, que afrontó el encuentro sin Federico Álvarez, Milton Acuña y Facundo Sánchez, demasiado para un equipo de corta rotación.

Fabián Sapio plantó una zona 2-3 en el arraque para cuidar de faltas a sus cinco titulares; el local arrancó con el aro abierto, dos triples de Medina para iniciar con parcial de 10-0 que marcó la noche.
Minuto del entrenador de Olivol Mundial y defensa al hombre; intratable el salteño, imposible de defender, a eso se sumaron los buenos números desde 6.75, la condución excelente de Leonardo Bouchatón y las buenas apariciones tanto de Ignacio Pons como de Facundo Ferreira.
Medina colocó 18 puntos en un primer cuarto que se cerró 30-13, en Olivol poco para destacar, apariciones de Diego Olivera y nada más.

Sapio intentó con ingreso del pibe Britos para colgarse en la marca de la figura rival. La rotación lógica de Santerini hizo que bajara el nivel de juego del azul del Prado. El segundo por momentos fue tedioso, aburrido, el local sin pisar a fondo el acelerador y la visita, con lo que tenía, luchó. En ese lapso fue importante Diego Silva, a veces desprolijo, pero siempre yendo a muerte, para suplir con ganas lo que no salía con básquetbol.
Llegó a sacar 25 la “S” (46-21) y se fue al descanso largo ganando 49-29.

Estaba dificil el cambio para el complemento; Olivol muy diezmado, para colmo su extranjero Ezequiel Dentis dio muy poco, pero en el básquetbol todo puede pasar, y se vino una mini reacción del equipo de la calle Millán.
Stockolmo se fue un poco de cabeza del encuentro; Santerini con inteligencia fue mechando algunos juveniles para que tuvieran minutos de calidad, el nivel del local bajó.
La visita jugó mal, pero apeló al amor propio, liderados por los Diegos (Silva y Olivera), más apariciones esporádicas de Andrés Jones, fue que se puso a 12 de cara al último (59-47).

Cuarto final donde de movida, con doble de Diego Silva achicó a 10. Santerini reacomodó el equipo, Stockolmo aprovechó un par de errores de Dentis y castigó la zona con lanzamientos perimetrales; un triple de Bartesaghi, otro de Pons y un gol con falta de Ferreira le permitieron abrir 19 en un abrir y cerrar de ojos. La “S” puso la casa en orden y liquidó un juego que siempre lo tuvo como amplio dominador. Al encuentro le sobraron 6-7 minutos.

Ganó Stockolmo 87-66 y llega firme al próximo partido que será nada más y nada menos que ante Montevideo, un rival directo en la parte alta.

Estadísticas oficiales

{phocagallery view=category|categoryid=1197|limitstart=0|limitcount=0}