Los Warriors vencieron como visitantes a los Cavs en cifras de 103 a 82 e igualaron las Finales de la NBA a dos triunfos por bando. Con un gran trabajo ofensivo de Andre Iguodala, los de Oakland recuperaron el factor cancha y ahora la serie pasa ser al mejor de tres partidos.

En el juego disputado el pasado martes, los Cavs lograron un gran triunfo, que los ponía al frente en la serie por 2 a 1. Destacándose la brillante actuación de LeBron James, que fue muy bien acompañado por el australiano Matthew Dellavedova.

Los dirigidos por David Blatt saltaron a la cancha con Matthew Dellavedova, Iman Shumpert, LeBron James, Tristan Thompson y Timofey Mozgov. Mientras que Steve Kerr colocó de arranque a Stephen Curry, Klay Thompson, Andre Iguodala, Harrison Barnes y Draymond Green.

El encuentro disputado en el Quicken Loans Arena de la ciudad de Cleveland, mostró un comienzo favorable al equipo local, que en los primeros minutos conseguía abrir una temprana ventaja de 7 puntos (7-0), obligando a su rival a ejecutar lanzamientos bastante incómodos. De a poco, la visita fue mejorando en el costado defensivo, sin embargo no lograban achicar la diferencia en el marcador. Promediando el primer cuarto, los de Oakland fueron encontrando tiros abiertos, que eran capitalizados por Harrison Barnes y Draymond Green. En los últimos tres minutos, la visita colocó un parcial de 7-2, que les daba la posibilidad de sacar una renta de 7 unidades (24-31).

En los primeros minutos del segundo periodo, se pudo observar un trámite bastante equilibrado, en el cual ambos entrenadores aprovechaban para darle descanso a sus principales figuras. Con LeBron y Curry en el banco de suplentes, aparecían otros protagonistas en ataque. Los de Ohio intentaban lastimar en el poste bajo con el ruso Timofey Mozgov, mientras que los de California buscaban dañar con los lanzamientos a distancia de Klay Thompson. Cuando llegabamos al ecuador del cuarto se produjo una falta de Bogut sobre James, que derivó en que el segundo terminara golpeándose contra un camarógrafo que se hallaba debajo del aro, el choque le provocó al “Rey” un corte en la cabeza. A partir de ese momento, la visita se mostró muy enchufado y en un abrir y cerrar de ojos consiguió abrir una ventaja de 15 puntos (33-48), siendo importantes los aportes de Draymond Green y Stephen Curry.

En el arranque de la segunda mitad, los dirigidos por Steve Kerr mantenían el control absoluto de las acciones, evitando cualquier tipo de reacción por parte del dueño de casa. No obstante, los de David Blatt comenzaron a poner nuevamente la bola en la pintura, donde se hacía fuerte Mozgov. Fue de esta manera que el local logró colocar un parcial de 8-0, que les permitía achicar la desventaja a 5 unidades (58-63). Los de San Francisco se mantuvieron bastante serenos y de la mano de un encendido Andre Iguodala, que aprovechaba los espacios que generaba Curry, conseguían ponerle punto final a la reacción locataria.

En los primeros minutos del último cuarto, con cinco tantos consecutivos del MVP, los Warriors sacaron una renta de 13 puntos (72-85), que era clave para marcar una diferencia tanto en el marcador como en el aspecto anímico. En este pasaje del partido, los de Cleveland dependían en exceso de lo que podía realizar Mozgov, ya que James y Dellavedova se mostraban bastante imprecisos, el primero forzando mucho sus penetraciones y el segundo fallando los lanzamientos a media y larga distancia. A falta de tres minutos para el cierre del encuentro, con una bandeja de Curry, los de Oakland sacarían una renta de 19 unidades (79-98), que terminaría de ponerle el cierre a un juego en el cual los Warriors fueron ampliamente superiores a su rival.

En el ganador se destacó el trabajo de Andre Iguodala, que aportó 22 puntos y 8 rebotes, bien acompañado por Stephen Curry con 22 tantos y 6 asistencias. Por el lado del perdedor, Timofey Mozgov anotó 28 unidades y capturó 10 rebotes.

El quinto juego de las Finales de la NBA se llevará a cabo el próximo domingo en el Oracle Arena de la ciudad de Oakland.