Los Warriors vencieron como locales a los Rockets en cifras de 104 a 90 y se coronaron campeones de la Conferencia Oeste. Los de California disputarán unas Finales de NBA luego de 40 años y buscarán de esta forma conseguir el cuarto titulo en la historia de la franquicia.

El encuentro disputado en el Oracle Arena de la ciudad de Oakland, presentó un comienzo favorable al equipo visitante, que con un buen desempeño ofensivo de Dwight Howard, que lastimaba en el poste bajo y de James Harden, que atacaba el aro constantemente, conseguían abrir una ventaja de 8 puntos (12-20). El equipo local no encontraba tiros cómodos, en gran medida producto de la buena defensa que planteaba el rival. No obstante, sobre el cierre del primer cuarto apareció el MVP, Stephen Curry anotó cinco tantos consecutivos, para que su equipo lograra achicar la diferencia en el marcador.

En los primeros minutos del segundo periodo, los de Oakland pudieron plasmar todos sus argumentos ofensivos, con un par de hundidas de Harrison Barnes y dos triples consecutivos de Klay Thompson, colocaron un parcial de 10-0, para en un abrir y cerrar de ojos, pasar de perder por 8 unidades a ganar por 5 (27-22). Los de Texas lograron superar ese mal momento y de a poco fueron retomando el nivel mostrado en el arranque del juego. Fue asi que rápidamente de la mano de un encendido Josh Smith, pudieron ponerse a dos puntos (34-32). Sobre el cierre del primer tiempo, los de California volvieron a encestar un par de triples, que les daban la posibilidad de distanciarse en el marcador. Los primeros 24 minutos de juego se fueron con el dueño de casa al frente en cifras de 52 a 46.

En el arranque de la segunda mitad se pudo observar un trámite sumamente equilibrado, en el cual ambos equipos encontraban buenos aportes de los jugadores de la segunda unidad. En los dirigidos por Steve Kerr se destacaba el trabajo del brasilero Leandrinho Barbosa, mientras que en los de Kevin McHale sobresalía la figura de Jason Terry, que desde la banca anotaba 12 unidades. En dicho pasaje del partido no se sacaban diferencias en el tanteador, algo que le servía a los de Houston, que tenían como principal objetivo llegar al cierre con un final apretado. Sin embargo sobre el cierre del cuarto, los de San Francisco sacaron una renta de 9 puntos (74-65), siendo importantes los minutos en cancha de Andre Iguodala y Festus Ezeli.

En el comienzo del último periodo, apareció nuevamente como en el segundo cuarto la figura de Harrison Barnes, que con nueve puntos en dos minutos, le permitía al local sacar la máxima de 15 unidades (87-72). En ese momento los Rockets no encontraban soluciones defensivas para frenar al alero, que anotaba prácticamente todo lo que lanzaba. Los texanos intentaron una reacción, más que nada a impulsos individuales, sobretodo de Trevor Ariza y Corey Brewer, aunque continuaban sintiendo el pobre desempeño de James Harden, que estuvo muy por debajo de su nivel habitual, anotando únicamente dos tiros de campo en todo el partido. Los Warriors cerraron el juego sin ningún inconveniente y de esta manera se coronaron campeones de la Conferencia Oeste, por séptima vez en la historia de la franquicia, accediendo a las Finales de la NBA por primera vez en los últimos 40 años.

En el ganador se destacó el trabajo de Stephen Curry, que aportó 26 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias, bien acompañado por Harrison Barnes con 24 tantos y 7 rebotes. Por el lado del perdedor, Dwight Howard convirtió 18 unidades y capturó 16 rebotes.

En las Finales de la NBA, los Warriors deberán enfrentar a los Cavs, que se quedaron con la Conferencia Este luego de barrer a los Hawks. El primer juego de la serie al mejor de siete, se disputará el próximo jueves en el Oracle Arena de la ciudad de Oakland. En la temporada regular se enfrentaron dos veces, registrando una victoria para cada lado, triunfando en ambas oportunidades el equipo dueño de casa.