Los Cleveland Cavaliers lograron aplastar a los Hawks en el cuarto juego de la serie y de esta forma “barrer” 4-0 a su rival.

 

Con LeBron como amo y señor de esta serie, los Cavs lograron sellar su pasaje a las Finales de la NBA, con bajas, Love afuera por lesión e Irving que prácticamente que no jugó la serie, pero de forma incuestionable. Los de Blatt dominaron toda la llave, durante los cuatro partidos, salvo algún pasaje de los mismos.

Quien es el mejor jugador del mundo, puso en la noche de ayer 23 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias, para de esta forma promediar un casi triple-doble en las Finales de Conferencia, el alero nacido en Ohio puso 30,3 puntos, 11 rebotes y 9.25 asistencias, cifras escalofriantes sin dudas.

32-20 y 27-22 los parciales de los primeros dos cuartos, es decir que al cabo de los primeros 24 minutos, los Cavs vencían 59-42, ya no había partido y en el segundo tiempo, no hicieron más que pulverizar a los excelentes Hawks en Regular Season y mediocres en Play-off, estoy seguro que con un Wall sano, los de la capital eran los finalistas de Este.

Ahora los campeones del Este esperan por los Warriors (probablemente) o por los Rockets que quieren torcer la historia, ya lo hicieron frente a los Clippers, siendo el noveno equipo que remonta un 1-3, pero quieren ser el primero en remontar un 3-0, yo considero que es casi inviable, pero….la NBA es When Amazzing Happens.