En la noche de ayer jugaron en el Toyota Center los Rockets vs los Warriors, dejando a una victoria de las Finales de la NBA a los mejores de la temporada.

 

Golden State Warriors 115-80 Houston Rockets

Comenzaba el partido con ambas franquicias muy imprecisas, tanto es así, que a en 3:34 minutos iban 7-7. No obstante, con un 6-2 comandado por Andrew Bogut con 4 unidades, ponía a los Warriors arriba 13-9, haciendo que Mchale pidiese un minuto de tiempo. Tras el mismo, los Warriors saldrían más recargados que nunca, ya que cerrarían el cuarto con un 17-9, para sacar 12 unidades de renta. Final del primer cuarto 30-18 ganaban los Warriors.

En el segundo cuarto con sus rendidores suplentes, los dirigidos por Steve Kerr mantendrían ventajas cercanas a los 10-12 puntos. Hasta que el MVP de la temporada puso 9 puntos casi que al hilo (hubo una bandeja de Ezeli) para que los visitante saquen la máxima del partido de 17 unidades, 49-32 vencían a los Rockets a flata de 4:05 para el final del primer tiempo. En esos algo más de 4 minutos los Warriors siguieron enchufados, finalizando 62-37 el segundo cuarto, 25 puntos de diferencia con su rival. Parecía partido liquidado.

El segundo tiempo sobró ya que los de California no hicieron más que ampliar la ventaja con un Curry exuberante que terminara con 40 puntos, con un 7-9 en triples, 7 asistencias y 5 rebotes, bien secundado por Thompson y Green con 17 unidades cada uno; para que de esta forma los Warriors pusieran la serie 3-0, quedando así a un triunfo para alcanzar las Finales de la NBA, instancia que no acceden desde 1975.