Los Cavs vencieron como visitantes a los Hawks en cifras de 94 a 82 y se pusieron 2-0 en las Finales del Este, quedando con la chance de barrer la serie en caso de ganar los próximos dos encuentros en Cleveland. En los de Ohio se destacó la gran actuación de LeBron James, que aportó 30 puntos, 9 rebotes y 11 asistencias.

Los de Atlanta encaraban el partido con la obligación de lograr una victoria, para no tener que remontar un 0-2 en contra. Mientras que los de Cleveland se presentaban con la ausencia de Kyrie Irving, que con molestias en su rodilla izquierda, no fue de la partida.

El encuentro disputado en el Philips Arena de la ciudad de Atlanta, presentó un comienzo bastante atractivo, en el cual ambos equipos intercambiaban ataque por ataque. El equipo local lastimaba con los lanzamientos a distancia de Kyle Korver, que se mostraba bastante efectivo desde el perimetro. Por su parte, la visita contaba con un encendido LeBron James, que se encargaba de ejecutar gran parte de las ofensivas de su equipo. Sobre el cierre del primer cuarto, los de Ohio consiguieron abrir una ventaja de 7 puntos (19-26), siendo importantes los minutos en cancha del ruso Timofey Mozgov.

En el arranque del segundo periodo, los de Cleveland se mantenían sumamente inspirados en el costado ofensivo, teniendo porcentajes de acierto bastante elevados, que les daba la posibilidad de sacar una renta de 10 unidades (25-35). En los siguientes dos minutos, los de Georgia ajustaron la defensa, lo que sumado al buen aporte en ataque de Kent Bazemore, les permitía colocar un parcial de 8-0, para ponerse a dos puntos (33-35). No obstante, sobre el cierre del primer tiempo, la visita volvió a tomar una cierta diferencia en el marcador, gracias a un par de triples consecutivos de Iman Shumpert y James Jones. Los primeros 24 minutos de juego se fueron con los Cavaliers en cifras de 54 a 49.

En los primeros minutos de la segunda mitad, los dirigidos por David Blatt salieron decididos a marcar territorio. Con un gran trabajo ofensivo de Matthew Dellavedova e Iman Shumpert, lograban abrir una ventaja de 17 unidades (56-73). Los de Mike Budenholzer no encontraban soluciones en el costado defensivo, ya que cuando intentaban doblar a LeBron, aparecía algún jugador abierto para dañar desde el perimetro, por otro lado cuando defendian a los tiradores, James lastimaba en el poste bajo. El “Rey” culminó el cuarto con 28 tantos, a lo que agregaba 9 asistencias y varios rebotes, para que su equipo mantenga el control absoluto de las acciones.

En el comienzo del último periodo, el entrenador visitante decidió darle descanso a sus principales figuras, mandando a la cancha a los jugadores de la segunda unidad. Sin embargo, el equipo mantenía una gran intensidad, tanto en ataque como en defensa, para de esta manera continuar teniendo a su favor una renta de 19 puntos (74-93). En los minutos finales del encuentro, los Hawks en base a impulsos individuales lograron maquillar el resultado final, de un juego en el cual se vieron ampliamente superados por un rival, que desde el salto inicial plasmó en cancha todo lo que su coach había planeado en lo previo. Con el triunfo obtenido en Atlanta, los Cavs ponen la Finales del Este 2-0 a su favor, teniendo que disputar los próximos dos partidos en su casa, donde podrá barrer la serie en caso de alzarse con la victoria en ambas presentaciones.

En el ganador se destacó la soberbía actuación de LeBron James, que aportó 30 puntos, 9 rebotes y 11 asistencias, bien acompañado por Iman Shumpert con 16 tantos. Por el lado del perdedor, Dennis Schroder culminó como goleador con 13 unidades.

El tercer partido de la serie se disputará el domingo en el Quicken Loans Arena de la ciudad de Cleveland. Mientras que en la noche del sábado, en el Toyota Center de Houston se llevará a cabo el tercer encuentro de las Finales del Oeste.