Los Rockets vencieron como locales a los Clippers en cifras de 113 a 100 y se metieron en las Finales de la Conferencia Oeste, por primera vez en los últimos 18 años. Los de Houston sumaron su tercer triunfo en fila, que les permitió revertir una serie en la cual estuvieron con una desventaja de 1-3.

El juego disputado en el Toyota Center de la ciudad de Houston, presentó un comienzo favorable al equipo local, que de la mano de un inspirado James Harden, que anotó 7 tantos en los primeros cinco minutos, conseguía abrir una ventaja de siete puntos (14-7). La visita realizó algunos ajustes defensivos y con un rápido parcial de 6-0, volvieron a emparejar las acciones. Sobre el cierre del primer cuarto, los de Texas encontraron un par de canastas en la pintura de Terrence Jones, para sacar una renta de 9 unidades (28-19).

En los primeros minutos del segundo periodo, el dueño de casa logró abrir una ventaja de 15 puntos (36-21), siendo sumamente importante el trabajo de Dwight Howard, que capturaba varios rebotes ofensivos, que terminaban en dobles fáciles para el pívot. Los angelinos dependían en exceso de lo que podían aportar Chris Paul y Blake Griffin, que eran poco acompañados por sus compañeros. No obstante, a pesar de dichas limitaciones se llegaron a poner a 6 unidades (52-46). Finalmente los primeros 24 minutos de juego se fueron con el local al frente en cifras de 56 a 46.

En el arranque de la segunda mitad se pudo observar un trámite sumamente equilibrado, en el cual los de California intentaban una reacción, teniendo como principal argumento ofensivo los lanzamientos a distancia de Paul. Sin embargo, los dirigidos por Doc Rivers no lograban achicar la diferencia en el marcador, manteniéndose muy pasivos en el costado defensivo. Por su parte, los de Kevin McHale continuaban manejando el partido con mucha tranquilidad, para lo que fueron claves los aportes en ataque de Josh Smith y Trevor Ariza, que en el tercer cuarto se combinaron para 15 tantos.

En el último periodo, el entrenador del equipo local decidió darle varios minutos a los jugadores de la segunda unidad. En ese aspecto se destacaron las presencias en cancha de Pablo Prigioni y Corey Brewer, el primero para manejar el balón y repartir juego, mientras que el segundo con el objetivo principal de lastimar con sus disparos a media y larga distancia. Cuando restaban seis minutos para el final del encuentro, los Rockets tenían a su favor una renta de 19 puntos (97-78), que terminaba de sentenciar el juego. Los Clippers cayeron en un pozo profundo a partir del quinto partido de la serie, del cual nunca pudieron salir. Los de Texas levantaron un 1-3 en contra y se metieron en las Finales del Oeste, instancia que habían alcanzado por última vez en la temporada 1996-97.

En el ganador se destacó el trabajo de James Harden, que aportó 31 puntos, 7 rebotes y 8 asistencias, bien acompañado por Trevor Ariza con 22 tantos y 7 rebotes. Por el lado del perdedor, Blake Griffin culminó con 27 unidades, 11 rebotes y 6 asistencias.

Con la clasificación de los Rockets quedaron definidas las Finales de Conferencia. Por el lado del Oeste, se enfrentarán Rockets y Warriors, disputando el primer partido el próximo martes en el Oracle Arena de Oakland. Mientras que las Finales del Este, tendrán como protagonistas a Cavs y Hawks, comenzando la serie el miércoles en el Philips Arena de la ciudad de Atlanta.