En la noche de ayer se jugó el séptimo partido entre los Spurs y los Clippers, arrojando una enorme victoria locataria para a las semis de Conferencia Oeste para enfrentar a los Houston Rockets en otra serie que promete mucho. Un doble de Paul a falta de un segundo generó el delirio angelino.

San Antonio Spurs 109-111 Los Ángeles Clippers

Comenzaba el partido favorable a los Spurs con un dúo que quebraba la defensa Clipper, Tony Parker y Danny Green ponían 4 y 5 puntos respectivamente para que los dirigidos por Pop pusieran un 13-6. En el local, Griffin era el destacado con 4 unidades. En el complemento del cuarto, los angelinos lograron dominar el juego y emparejar el partido gracias a un 22-17, teniendo como figuras a Barnes con 10 puntos y Jamal Crawford con 5 unidades desde la banca. La mala noticia que a falta de 2 minutos se retiró lesionado Paul. Final del primer cuarto 30-28 a favor de los San Antonio Spurs.

El segundo, en sus comienzos, era muy igualado. En la visita destacaba el buen trabajo de Splitter con 4 unidades y en los locales el goleo era más repartido, a falta de 6:33 para el final del cuarto, los Spurs ganaban por mínima 39-38. El cierre tambien fue tanto a tanto, con un Blake Griffin afuera por faltas y un nuevo “hack a Jordan” usado por Popovich, a pesar de eso los Clippers que recuperaron a Paul lograron irse arriba al descanso largo, 57-55.

En el tercer cuarto seguió la paridad, tanto es así, que dicho período se iría a favor de los Spurs con un parcial 23-22. De esta forma Los Ángeles Clippers se fueron con una ventaja mínima al cabo de 36 minutos de basquet, 79-78. Figura y pico Paul con tres triples, bien secundado por Jamal y Griffin. En la visita el goleo fue repartido entre varios de sus hombres, Grenn, Duncan, Parker y Manu Ginobili.

Ya en el último, el partido entró en un embudo. En los primeros 6 minutos los de Popovich le impusieron un parcial de 17-12, de la mano de Green encendido (6 puntos). Rápidamente con JJ Redick picante desde el triple, los dirigidos por Doc Rivers empataron el partido en 97 a falta de 4:58 para el final. En el epílogo hubo de todo, a falta de 1:09, Crawford puso el 107 iguales.

Tras un intento fallido de Leonard, Paul colocó dos libres tras recibir una falta de Duncan, 109-107 a falta de 13 segundos. Luego Duncan se rehizo con dos libres, igualando la historia en 109 con tan sólo 8 segundos por jugar. No obstante, apareció Chris Paul con un doble tan histórico como agónico, para que de esta forma los Clippers pasaran a ganar 111-109 a un segundo de finalizar el encuentro. Minuto de Pop para preparar la última jugada. Esta vez no hubo milagro, ganaron los Clippers 111-109 y habrá nuevo campeón tanto de la Conferencia Oeste como de la NBA.

Enorme partido colectivo de los Clippers, 5 jugadores anotaron al menos 14 puntos. Sin embargo sus figuras fueron precisamente sus jugadores franquicia. Chris Paul puso 27 unidades con 5-6 en triples y repartió 6 asistencias; Griffin nuevamente con un triple doble, 24 unidades, 13 rebotes y 10 asistencias. En el perdedor, Tim Duncan de 39 años, inoxidable y leyenda viva de la NBA puso 27 puntos y atrapó 11 rebotes.