Malvin se quedó con el bicampeonato tras derrotar en la quinta final a Trouville por un marcador de 66-55 para que todo sea fiesta en la Avenida Legrand.

Fiesta, jolgorio, alegría, mucho papel picado y serpentinas por el lado de Malvin que hicieron retrasar el partido, pero bienvenidas sean en ese momento en el cual su equipo podía consagrarse campeón, con esa espectativa llegaron los playeros al Palacio.

El encuentro no comenzó nada preciso como podría esperarse por todo lo que estaba en juego. El rojo de Pocitos le dejó el tiro a Mathias Calfani quien tomó las ofensivas, lo dejaron y falló. Trouville la puso abajo pero sin efecto, tanto es así primer doble lo colocó Federico Bavosi tras un robo y una gran corrida de cancha a cancha. Por Trouville, cuando iban 3:45 Néstor Colmenares puso un libre y anotó para los suyos. El nerviosismo continuó dentro del rectángulo de juego, Calfani siguió en la búsqueda de su gol y no lo consiguió, fue así como Pablo López lo sacó y Reque Newsome en la primera que tocó la mandó a guardar. Los dos elencos buscaron, intentaron, rotaron la bola, la pusieron abajo, lanzaron cómodos pero así y todo el pulso no estuvo fino, eso sí, siempre emocionante, con aliento de las tribunas pero sin efectividad, hasta que Trouville se equivocó dos veces seguidas en ataque y el último campeón lo aprovechó, con doble de Kennedy Winston más triple de Nicolás Mazzarino pusieron un 5-0 y abrieron cuatro, 9-5. Álvaro Tito pidió tiempo para corregir y fue así como el balón le llegó más limpio a Kevin Young que lastimó, pero Malvin terminó mejor de la mano de Winston más un triple de Calfani prácticamente sobre la chicharra que puso el 16-9 con el que se bajó el telón.

El segundo cuarto empezó más entretenido y con el playero enchufado a 220 en defensa, provocando errores en su rival mientras en ataque salió con transiciones rápidas. Primero Marcel Souberbielle quien jugó el uno contra uno con éxito y después Mazzarino para abrir la máxima de 11 (22-11). Tito quemó el minuto que le quedaba en este tiempo cuando iban tan solo 1:50 del chico, la mejoría no llegó pero en cuanto a la entrega sus dirigidos despertaron. Izuibejeres desde lo anímico fue el que más quiso pero la bola no entró principalmente desde los 6.75 en donde se lanzó mucho y se embocó poco. Lo mejor estuvo en la entrega y fue con el jamaiquino quien lideró un 5-0 para descontar (22-16). Los dirigidos por López se comprometieron en las faltas y como se hizo costumbre, al igual que en los partidos anteriores su rival no aprovechó. Cuando el rojo de Pocitos intentó la reacción apareció Fernando Martínez con un triple aniquilador para abrir ocho (27-19). Trouville desde atrás, siempre echó el resto, con entrega y rebeldía en defensa, sin claridad en ataque, pese a esto aprovechó errores de su rival y así con un 6-0 descontó a dos, 27-25. El cierre se hizo cortado, los libres jugaron un rol importante, Newsome cometió su tercera sobre el final. El primer tiempo terminó para los de la Avenida Legrand 30-27.

A la vuelta del descanso largo ambos elencos salieron con defensas duras, pero Trouville estuvo más metido en ataque y así puso un 4-0 para pasar (31-30). Vidal tomó la manija de los suyos y ganó en confianza al igual que Claudio Bascou mientras que en Malvin Winston fue quien más la quiso alternando aciertos y errores así el rojo de pocitos puso un 5-0 y abrió cuatro, 36-32. López pidió minuto para que el partido no se le vaya y fue nuevamente Kennedy quien apareció, atacó el aro con confianza y encontró su gol para igualar, pero la clave del último campeón estuvo en defensa donde ajustó y cerró su llave de muy buena manera, a los puntos de uno de sus extranjeros se les sumaron los de su coterráneo con tres libres para abrir tres (39-36). Manuel Romero intentó sacar de partido a Winston quien siguió querendón y con gran efectividad desde el libre, Diego Soarez con una jugada de triple a la antigua hizo que la muchachada de Pocitos celebre ya que todo quedó en tablas el score (41-41). Finalmente el tercer cuarto se cerró con un 5-0 de la playa, primero dos libres de Winston, luego un triple tremendo de Souberbielle sobre la chicharra para que su equipo encare los últimos diez con ventaja de cinco, 46-41.

Para el último cuarto las imprecisiones reinaron, en los primeros 2:20 de juego el score permaneció incambiado hasta que Winston puso el gol más libre para abrir ocho (49-41). Trouville siguió con la misma idea de juego buscar a Young –se lo vio cansado pero yendo al choque constante- fue así como sacó a Dials por quinta. Malvin se olvidó de atacar, es que los de la calle Chucarro con gran defensa, mucha transición y entrega de Bascou se colocaron a cuatro (54-50). El juego siguió con gran roce, ambos buscaron a sus extranjeros en la pintura y quien continuó con el desfile fue Colmenares saliendo por quinta. El partido entró en la etapa caliente, las defensas más que duras y así intercambiaron gol por gol beneficiando esto a los muchachos de López. Bavosi ganó en protagonismo pinchando la bola y atacando el aro, mientras que Winston hizo levantar a toda la gente que llegó de la Avenida Legrand con un bombazo tremendo desde detrás de la línea de los 6.75 para abrir nueve (63-54) a falta de 2:40 y acariciar la cuarta estrella.

El tiempo restante se dio entre duelo de hinchadas, bajó el “dale campeón” de la tribuna de Malvin mientras que por el lado del rojo el tan característico “Yo te daré” en agradecimiento a sus jugadores. A falta de 1:40 los playeros tomaron nuevamente su máxima de 11 (66-55) con la que se fue el partido a su favor, coronándose con una nueva Liga, ganando el bicampeonato y la cuarta en su historia.

Estadísticas oficiales

{phocagallery view=category|categoryid=1171|limitstart=0|limitcount=0}