Germán Silvarrey tuvo otro año de crecimiento y participación importante en el Malvín campeón, el Bola habló con Basquet Total en medio del festejo playero.

“Una alegría enorme porque no es nada fácil ganar un título, mucho menos ganar dos. Tuvimos un año largo con varios partidos y competencia internacional. Era el broche a la temporada que habíamos tenido, lo hicimos de gran manera y logramos el título que era el objetivo a principio de año” comenzó diciendo el base.

Por más plantel y figuras individuales que existan, llegar al título no es sencillo: “Nunca es fácil. La serie con Hebraica ya lo demostró y por más que ahora ganamos 4-1 nunca es fácil. Siempre hay que cambiar y trabajar muchas cosas. Nosotros supimos encontrar las claves para hacer buenos partidos. Ganamos algunos partidos por buena diferencia y otros más ajustados porque ellos también lograron cambios positivos en su juego y nos trabaron a nosotros. Pero al final llegábamos siempre nosotros con un poco más de aire al cierre y eso fue lo que nos permitió ganar estos partidos”

Tener un equipo extenso, le hizo sacar diferencias en el año: “En la anterior contra Hebraica usamos el plantel largo, en esta bajaron nuestros minutos por altos rendimientos de los jugadores que estaban en cancha. A veces no es fácil entrar cuando hay jugadores que están muy bien adentro. En muchas partes del año sacamos diferencia por tener un plantel largo”

Otra vez la defensa fue la clave del éxito: “El año pasado fue igual, por más que jugábamos diferente y teníamos las cosas más claras sobre todo porque contábamos con Bruno (Fitipaldo) que era la manija del equipo. Pero este año, lo cambiamos por el Mono (Bavosi) que jugó un año bárbaro e hizo una serie final gigantesca. Pero siempre el objetivo y la premisa del equipo es defender, por momentos jugamos defensas increíbles que no dejaban tirar cómodos a los rivales, siempre teníamos una ayuda más y eso va haciendo que el contrario se frustre y pierdan la calma y la confianza”

Para el cierre de la nota, Silvarrey dejó saludos especiales: “Siempre te acordás de la familia y los amigos que están con uno para todos lados. Pero además este año nos pasaron cosas que pegaron muy duro, como el fallecimiento de Alfredo Venditto y también del padre de Marcel (Souberbielle) que fue un golpe para el grupo. Nosotros queríamos ganar el campeonato para ellos”