Malvín en el tercer juego generó a partir de la fluidez diferencias sustanciales de asistencias y porcentajes de tiro.

Generalmente, los porcentajes de tiro no influyen unicamente en la noche indivudual del jugador, si no que dependen de que el equipo trabaje para tomar tiros de alta efectividad sin ser respondidos por la defensa rival.

Mirando los números de la última final, se desprende la diferencia de aciertos entre Malvín y Trouville. Mientras los playeros gozaron de un espectacular 8/15 en triples, los de Pocitos sufrieron su 4/20. Además, hubo 20 puntos porcentuales de diferencia entre ambos equipos en Tiros de Campo.

La frialdad de la estadística debe verse bajo la óptica de la fluídez de juego que generó el equipo de Pablo López en ataque y como en defensa pudo cortar los principales circuitos del rival. Las asistencias marcan a las claras lo expuesto, 21-11 a favor de los de la Avenida Legrand.

Mientras en Malvín todo fluye, en Trouville todo es forzado, ajustado y dependiente casi exclusivo de la brillantez individual. Cambiar eso será la clave de que el rojo pueda hacer mutar el rumbo de una serie que parece tener el camino sentenciado.