Malvin fue mucho más que Trouville nuevamente y se quedó con la tercera final tras derrotarlo por cifras de 77-54.

Se hizo esperar, se hizo desear, a la gente mucho no le gustó la demora, los jugadores calentaron una y otra vez pero el espectáculo montado por las autoridades que estuvo más que interesante retrasó el comienzo.

Después de eso la naranja fue al aire, el partido empezó goleado, entretenido porque los dos elencos estuvieron finos en ataque, al menos en las primeras ofensivas ya que poco a poco el playero se paró mejor en el rectángulo de juego en base a su solides defensiva. Mathias Calfani y Terrence Dials cerraron la llave, estuvieron más que despiertos en las ayudas y le sacaron así la principal vía de gol al rojo de Pocitos porque ni Kevin Young ni Néstor Colmenares fueron bien asistidos. En los de la Avenida Legrand Kennedy Winston atacó con decisión, Nicolás Mazzarino puso un triple y así abrieron la primera ventaja significativa de nueve (14-5) lo que motivó a un pedido de tiempo de Álvaro Tito.  A la vuelta del mismo siguió con todo el equipo de la playa grandes defensas el roce en este sector hizo que Dials cometa su segunda pero el ingreso de Reque Newsome no hizo bajar la intensidad. El norteamericano nacionalizado uruguayo aportó en las dos tablas, Calfani creció enormemente en ofensiva y poco a poco Malvin se alejó en el tanteador tanto es así que cerró arriba con diferencia de 13, 23-10.

El segundo cuarto comenzó con la misma intensidad para el último campeón, López rotó el plantel y en primera instancia las cosas fueron favorables para los suyos porque la defensa le dio de comer, mucha solidaridad y atención en las ayudas mientras que en ataque Fernando Martínez entró con gol, Calfani tomó rebotes en ofensiva y la mandó a guarda y Mazzarino puso triples para sacar 15 (30-15). Tito pidió minuto de tiempo, las cosas no salieron como imaginó, sus muchachos cayeron en el embudo que propuso el rival pero principalmente fue superado en defensa, allí fue donde corrigió el entrenador. Sus dirigidos metieron piernas y salieron con una transición de alto voltaje, corrieron más que rápido la cancha con Vidal, Izuibejeres y hasta con Young y así se acercaron en el tanteador porque cuando el plan A no funciona –juego vistoso, estacionado, con gran movilidad de bola, que tanto caracterizó a Trouville a lo largo de la LUB- el rojo de Pocitos ejecutó de buena manera el B –correr la cancha-  y con triple de Manuel Romero achicaron a ocho unidades (34-26). En el cierre Winston hizo suya la última bola atacó con ganas, puso el doble y la falta para completar el triple a la antigua. El primer tiempo terminó 37-26 en favor de Malvin.

Los de la Avenida Legrand saltaron con el mismo vértigo defensivo además que de pique pusieron un parcial de 6-1 por lo que gracias a eso tomaron 16 (43-27).Trouville le contestó con  Bascou como estandarte, porque controló a Winston de una manera formidable mientras que en ataque agarró la posta, a esto se le sumó un doble de Izuibejeres más triple de Vidal para que en un abrir y cerrar de ojos poner un 9-0 y descontar a tan solo siete (43-36). Pero vaya cosa que tiene este deporte hermoso, Newsome se desmarcó bien en ofensiva y puso un 4-0 rápido para darle aire a los suyos. El partido entró en un impasse en donde el nerviosismo, malas decisiones, libres errados –principalmente en Trouville- y pérdidas se adueñaron de la noche, el reloj corrió y esto benefició a los playeros que estaban arriba en el tanteador (51-38). Cada vez que Trouville esbozó una reacción los playeros le contestaron así fue como se cerró este tercer chico con un triple formidable sobre la chicharra de Marcel Souberbielle para encarar el último cuarto con renta de 16, 58-42.

Los diez minutos finales se iniciaron con un parcial de 7-0 con triple del Enano más cuatro puntos consecutivos de Newsome quien fue una de las figuras de la noche. El juego defensivo de Malvin nunca aflojó, sabe que ahí está la clave de la serie, corrió la cancha y poco a poco comenzó a inclinar la balanza a su favor tanto es así que sacó ventaja de 25 (67-42). Si bien quedaba mucho tiempo en el marcador todo estaba para Malvin quien estuvo más solvente que su rival en todos los ámbitos, lo superó en defensa, pintura, colectiva e individualmente. Los del barrio Pocitos no se entregaron, en definitiva es una final, hay que jugar hasta que se termina el partido y más en un deporte tan cambiante como el básquet y así simplemente con rebeldía y entrega desde lo individual Trouville puso un 10-0 (67-52).  Al igual que el partido anterior ambos entrenadores le dieron la oportunidad a los pibes ya que a falta de tres minutos ingresaron Federico Baltasar, Emiliano Serres y Fausto Pomoli, mientras que Hernán Fitipaldo lo hizo por Trouville, el tiempo pasó y así el partido terminó con un resultado final de 77-54 y de esta manera Malvin se pone 2-1 arriba en la serie final.

Estadísticas oficiales