Panathinaikos de Esteban Batista le ganó a CSKA Moscú 85-84 en un partido para el infarto y puso la serie 1-2 en la Euro.

El infierno griego se vistió con sus mejores galas para recibir el encuentro entre Panathinaikos y CSKA. Los griegos estaban obligados al triunfo para seguir con vida. Por eso fue que desde el comienzo se basaron en una defensa espectacular y porcentajes de tiro de 6.75 casi perfectos para llevar el partido favorable.

En el último cuarto, con 10 de ventaja a poco más de tres minutos la historia parecía sentenciada, porque siempre que los rusos intentaban achicar aparecía una bomba de tranquilidad para los de Batista. En el cierre, 13 puntos consecutivos de Weems y un triple de Teodosic igualaron el encuentro en 85 a falta de 5 segundos. Pappas salió y fue cortado, desde la línea colocó el primero y falló el segundo e invadió. CSKA tuvo la última pero la perdió y se despidió asi de la chance de barrer.

Esteban Batista jugó 16 mintuos, convirtió 2 puntos (0/3 en dobles, 2/2 en libres), tomó 1 rebote, dio 2 asistencias y perdió un balón.

La serie está 1-2, el miércoles va el cuarto encuentro de la llave en Grecia.