Malvin le ganó a Trouville por cifras de 79-56 y de esta manera se quedó con la segunda final para poner la serie 1-1.

Es lo lindo que tiene este deporte, el básquetbol es así, cambiante, emocionante y una noche podes estar 20 arriba y la otra abajo. Eso fue lo que pasó, en la primera final festejó Trouville, Malvin supo levantarse y quedarse con la segunda con un gran segundo tiempo.

 

Cada partido es diferente, cada cotejo tiene su encanto, la segunda final comenzó como una verdadera batalla defensiva, los dos elencos dejaron todo en ese sector del campo de juego y eso hizo que las imprecisiones estuvieran a la orden de la noche. El juego siempre tuvo un voltaje a más de 220, por el lado de los de la Avenida Legrand lo mejor pasó en las manos de Terrence Dials con confianza en ambas pinturas sobre todo en ataque ya que fue la primera vía de gol del equipo de Pablo López. Poco a poco creció Kennedy Winston quien anuló a Joaquín Izuibejeres y corrió bien la cancha transformándose en pieza fundamental. Por su parte el rojo de Pocitos encontró respuestas siempre en su dupla extranjera primero con Néstor Colmenares quien colocó las cinco unidades iniciales de los suyos aunque estuvieron abajo 9-5. Pero no solo el venezolano gravitó sino que Kevin Young primero hizo que Dials cometiera dos faltas y luego atacó decidido el aro para emparejar las cosas. La defensa fue la clave del playero que le permitió correr la cancha. Newsome entró bien, Bavosi asistió y así sacaron cinco (14-9). Los muchachos de Álvaro Tito no estuvieron finos, solo la entrega de su dupla de foráneos, los únicos que anotaron en el primer cuarto. Malvin aprovechó y cerró arriba los primeros diez minutos con renta de siete, 20-13.

Tito saltó al segundo cuarto con variantes buscando así que sus muchachos desde lo anímico cambiaran la actitud pero esto no tuvo buenos resultados. Newsome fue figura en la pintura sumado a errores del rojo en el ataque hicieron que Malvin sacara 10 (24-14) por lo que el entrenador del rojo pidió minuto para ordenar las cosas. Al igual que el encuentro anterior cada vez que un técnico puso paños fríos con un tiempo se vio una reacción, eso sucedió ya que colocaron un 4-0 y así fue López quien se acercó a las mesa de contralor para bajar las revoluciones y pedir tiempo. Pero la entrega defensiva de los de la calle Chucarro fue mayor, apareció la movilidad de bola, esa que tanto caracterizó al equipo, desde adentro hacia afuera, rotación de balón, primero una gran hundida de Colmenares luego un triple de Izuibejeres, más corridas de cancha de Claudio Bascou, hicieron que los de Pocitos pusieran nueve unidades seguidas que, sumadas a las cuatro anteriores, completaron un 13-0 para pasar (27-24). López quemó su segundo minuto. En esa oportunidad el rezongo hizo efecto, sus muchachos despertaron, salieron enchufados y encontraron en dos transiciones rápidas la via de gol; con un 7-0 el último campeón tomó el control nuevamente de la noche, 31-27. Las rachas no se quedaron ahí, arrancó el show del triple, Vidal primero para un 5-0 de los suyos, en la recarga respondió Mazzarino con un bombazo –sus primeros puntos- mientras que sin pestañar Bascou la agarró y la clavó de tres nuevamente para que Trouville terminara la primera mitad arriba 35-34. Para la vuelta del descanso largo los dos salieron con el libreto estudiado y se vieron los mejores minutos de básquetbol sobre el parquet, porque el Pepo quebró la primera línea y descargó para los grande mientras que en la vereda de enfrente Newsome reingresó de gran forma. Dials convirtió y así fue como intercambiaron gol por gol haciendo del cotejo más entretenido y emocionante. Como era de esperar ambos ajustaron en el sector defensivo, al hombre, con defensas duras y esto llevó a que la efectividad y la falta de gol ganara terreno con paridad absoluta, 44-44.

Allí fue cuando se dio el quiebre del partido, Malvin confió en Dials y este no falló, jugó el mano a mano, se sintió importante y no defraudó, es que puso puntos y generó espacios que fueron bien aprovechados por Winston primero y luego por Bavosi y Mazzarino que pusieron un triple cada uno para completar un parcial de 12-0 (56-44). El tercer cuarto se cerró con un doble de Izuibejeres sobre la chicharra que durmió al mismísimo Dials y puso cifras de 56-46.

Los diez minutos finales continuaron con una defensa muy dura de Malvin compuesto por Dials, Newsome y Winston quienes pusieron cerrojo en su aro, a Trouville se le complicó generar juego. Vidal e Izuibejeres no entraron en contacto limpio con el balón. Todo lo contrario se vivió en la vereda de al lado es que Bavosi apareció al igual que Dials y así pusieron un parcial lapidario de 19-2 –tomando el cuarto anterior- para abrir 17 (63-46). Las diferencias en el juego y en el marcador se agrandaron cada vez más, poco de los muchachos de Tito en ofensiva hicieron que en cinco minutos solo pusieran un doble. La máxima de Malvin llegó a ser de 23 (71-48). La supremacía playera fue notoria incluso ambos entrenadores se dieron cuenta de esto Tito sacó a Young y Colmenares cuando restaban 3:30, López sacó a Winston, Newsome y Dials bajando así la cortina del partido. Los de la calle Chucarro por cuestión de honor nunca bajaron los brazos, en definitiva es una final, intentaron con presiones defensivas y lanzamientos de tres pero las distancias en el marcador y lo poco que quedaba en el reloj hicieron que el telón del juego se bajara mucho antes de la chicharra. 

El resultado final fue de 79-56 para Malvin que festejó, en forma merecida y ahora todo está 1-1.

Estadísticas oficiales

{phocagallery view=category|categoryid=1169|limitstart=0|limitcount=0}